Manos

Cómo tratar las grietas en las manos

cómo tratar las manos agrietadas

El frío y el gel hidroalcohólico son dos de los peores enemigos de la piel. Resecan y agrietan la epidermis provocando incómodas molestias. ¿Quieres saber cómo tratar las grietas en las manos? Pues aquí te damos las claves para combatir este problema y algunos consejos para que lo puedas evitar en el futuro.

Las manos son una de las zonas del cuerpo más expuesta a las agresiones externas. Además, al ser la piel más fina y delicada, se ve especialmente afectada por el frío, el calor, los agentes irritantes o los rayos del sol que resecan y aceleran su envejecimiento.

Cuando la epidermis está más seca y deshidratada, aumenta la probabilidad de que los tejidos se rompan y aparezcan las temidas grietas que, aparte de provocar una escozor y picor bastante incómodos, pueden incluso llegar a sangrar.

Si es tu caso y quieres tratar las grietas en las manos, no te pierdas este post en el que te contamos cuáles son los mejores remedios y tratamientos para reparar la piel agrietada y cómo reforzar la barrera cutánea para evitar este doloroso problema.

¿Por qué se agrieta la piel de las manos?

Lo más probable es que, con la llegada del frío, notes que tienes las manos más secas, ásperas y tirantes, sobre todo si no usas guantes. Si la epidermis no está elástica, gestos tan comunes como cerrar los puños hacen que los tejidos se rompan y aparezcan pequeñas grietas en las piel.

En definitiva, la sequedad es una de las principales causas que provocan las grietas en las manos, aunque no la única. La herencia genética, el clima o el uso de algunos medicamentos, también pueden dar lugar a esta condición dermatológica.

Y no sólo eso, si trabajas con las manos o usas productos de limpieza demasiado agresivos, a la larga, la piel también sufre, se reseca y, aparte de las grietas, pueden producirse otros problemas como la dermatitis de contacto o alérgica que necesitan la valoración de un dermatólogo.

¿Se puede prevenir?

Sí, pero no siempre. Cuando el factor genético entra en juego, poco se puede hacer. Y es que si tus padres tienen la piel seca, lo más probable es que tú también acabes heredando la sequedad. Pasa lo mismo con la dermatitis y otros problemas dermatológicos.

Sin embargo, si no tienes antecedentes de piel seca, sí que puedes evitar que la epidermis se reseque y se formen las grietas. ¿Cómo? Pues muy sencillo. Aquí tienes algunas pautas básicas.

  • Hidrata la piel a diario. Usa cremas hidratantes y regenerantes que te ayuden a reforzar la barrera hidrolipídica.
  • Usa guantes para que el frío y las sustancias irritantes no entren en contacto con la piel. Si tienes dermatitis y te pica mucho, también te aconsejamos que los uses, sobre todo por la noche, para no hacerte heridas.
  • No te laves en exceso y evita la humedad en la medida de lo posible. Seca muy bien, incluso entre los dedos, sobre todo si vas a salir a la calle y hace frío. Esto podría empeorar aún más el problema.
  • Evita el agua muy caliente porque deshidrata y reseca mucho.
  • Bebe la cantidad de agua diaria recomendada (entre 1,5 y 2 litros). Hidratarte por dentro es igual o más importante que por fuera. No lo olvides.
  • Mantén siempre la piel limpia. Esto evitará que la suciedad y las células muertas se acumulen en la superficie y las cremas podrán penetrar mejor.

Cómo tratar las grietas en las manos

Aunque la prevención es fundamental para evitar que la epidermis se agriete, por desgracia, no siempre podemos evitar que esto ocurra. Llegados a este punto, es importante saber cómo tratar las grietas en las manos para mejorar el estado de la piel y volver a hacer vida normal sin que te duela o escueza. A continuación, te damos las claves.

Usa una crema de manos

Es uno de los productos que deberías tener siempre a mano (y nunca mejor dicho) si quieres prevenir las grietas y tratarlas cuando ya han aparecido. Hoy en día, existe una gran variedad de productos a la venta que se adaptan a las necesidades de cada tipo de piel.

Si quieres prevenir la sequedad, te aconsejamos que uses una crema hidratante que esté enriquecida con ingredientes como manteca de karité y cacao, glicerina, aloe vera, o aceites de aguacate, coco o almendras dulces. Aparte de evitar la deshidratación, te ayudarán a mejorar la elasticidad.

Para reparar las grietas, es mejor que apliques un tratamiento con ingredientes reparadores y regenerantes. El aloe vera de nuevo será tu mejor aliado. La urea, la rosa mosqueta, el dexpantenol y la centella asiática, por su parte, ayudan a reparar el tejido dañado y aceleran la curación de las heridas y la cicatrización.

tratar manos agrietadas crema hidratante

Utiliza jabones neutros

La higiene es fundamental a la hora de prevenir y tratar problemas dermatológicos, pero no vale cualquier producto. Y es que si quieres evitar que la piel se reseque en exceso y se descame, es mejor que uses jabones syndet (sin detergentes) y con pH fisiológico. Evita siempre las sustancias irritantes.

Si lo prefieres, también puedes lavarte con oleogeles, especialmente indicado para pieles muy secas y sensibles, que no llevan jabón y están enriquecidos con aceites nutritivos y protectores que hidratan, protegen y reparan la epidermis.

Exfolia la piel

Aunque te parezca una locura, no lo es en absoluto y forma parte del proceso regenerativo. Eliminar las células muertas y las impurezas estimula la renovación celular de la epidermis y acelera su curación.

Te aconsejamos que 1 o 2 veces a la semana uses un exfoliante muy suave que tenga el grano fino. Extiende con un ligero masaje y aclara con abundante agua fría. Si el exfoliante está enriquecido con aceites, mejor aún. Así aparte de exfoliar, también estarás hidratando las manos.

Aplica a diario un protector solar

Las manos están expuestas a todo tipo de agresiones y a los agentes externos. Uno de sus mayores enemigos es el sol. Las radiaciones solares provocan la formación de radicales libres que son los causantes de la degradación del colágeno y del fotoenvejecimiento prematuro cutáneo.

La disminución de colágeno hace que la piel esté menos elástica, está más tirante y es más fácil que se rompa y aparezcan las molestas grietas. Por eso, es importante que todos los días (haga frío, calor o esté nublado), uses un protector solar con un factor de protección muy alto (SPF 50+).

Tratamientos estéticos

Los tratamientos estéticos no sólo están pensados para cuidar el rostro o el cuerpo; también hay algunos protocolos de cabina especialmente indicados para mimar tus manos y restaurar su equilibrio.

Si tienes grietas y quieres acelerar su proceso de curación, rejuvenecerlas e incluso eliminar las manchas, te aconsejamos que recurras a este tipo de tratamientos. Es una inversión que realmente merece la pena.

Mascarillas para las manos

Si no te puedes permitir un tratamiento de cabina, no te preocupes porque puedes disfrutar de tu propio spa en casa gracias a las mascarillas de manos. Este producto suele venir en formato de guante. Contienen vitaminas, aceites y mantecas hidratantes y nutritivas, extractos de plantas e ingredientes antioxidantes que suavizan y reparan.

Usarlos es muy fácil. Tan sólo te los tienes que poner y esperar a que actúen entre 10 y 15 minutos. Aprovecha este momento para relajarte. Cuando los retires, notarás como tus manos están más suaves y, lo más importante, notarás cómo las molestias se alivian.

Ahora que sabes cómo tratar las grietas de las manos, es el momento de pasar a la acción y poner en práctica nuestros consejos para volver a tener una piel sana y cuidada.

También puede gustarte...