Belleza y cosmética

Cómo prevenir y tratar los codos secos

cómo prevenir y tratar los codos secos

La deshidratación puede afectar a toda la piel del cuerpo, pero se ceba especialmente con algunas zonas en las que se produce una mayor sequedad. En este post, te contamos cómo prevenir y tratar los codos secos.

Para qué nos vamos a engañar, los codos son los grandes olvidados. No siempre les prestamos la atención que necesitan y, por eso, en ocasiones, tienen un aspecto blanquecino e incluso descamado que dista mucho del canon de piel sana y cuidada.

Y es que esta zona, al igual que los talones, sufre aún más si cabe el problema de la sequedad. Por eso, es muy importante cuidar la piel para prevenir su aparición y mejorar la hidratación. Además, también existen tratamientos específicos que te ayudan a paliar los signos propios de la sequedad como descamación, picor o irritación.

Si tienes los codos muy secos y no sabes qué hacer para solucionar el problema, no te preocupes. En este post, te damos las claves para prevenirlo y tratarlo y te explicamos cuáles son las principales causas que provocan esta sequedad tan extrema.

¿Por qué se produce la sequedad en esta zona?

La sequedad se produce debido al engrosamiento de la capa más superficial de la piel que contiene una proteína llamada queratina, la encargada de protegerla. Cuando aumenta su tamaño, se produce una sequedad extrema, también denominada hiperqueratosis.

Pero, ¿por qué ocurre? Muy fácil. Esta zona suelen tener una mayor presión y fricción. Además, hay que reconocer que no siempre se le da el cuidado que se merece.

Solemos olvidarla y centrarnos en otras partes del cuerpo y eso es un error que a larga provoca una sequedad extrema que puede provocar incluso la aparición de pequeñas grietas que sangran o escuecen.

Aparte de la fricción y la presión, existen otros factores que propician que tengas los codos secos. Estas son algunas de las principales causas:

  • Frío: El aire frío y seco es uno de los peores enemigos de esta zona que está aún más expuesta que otras del cuerpo.
  • Calor: Si el frío no es bueno para los codos y para la epidermis, en general, tampoco lo es el calor. Evita el agua demasiado caliente porque deshidrata y agrava más la hiperqueratosis.
  • Mala higiene: Los codos son muy delicados y se secan con más facilidad. Es conveniente llevar una higiene adecuada y, sobre todo evitar jabones y detergentes que contienen sustancias irritantes que empeoran aún su estado.
  • Cambios hormonales: La pubertad, el embarazo, la menopausia o tomar anticonceptivos hacen que las hormonas se descontrolen. Estos cambios afectan directamente a la piel y provocan que se deshidrate.
  • El estrés, la mala alimentación, la carencia de vitaminas A y E y, en definitiva, un estilo de vida poco adecuado también son algunos de los principales factores que pueden provocar que se sequen mucho.
  • La sequedad excesiva también está estrechamente ligada a enfermedades dermatológicas crónicas como dermatitis, eczema o psoriasis. Si el estado de la piel empeora, es mejor consultar con un dermatólogo para descartar alguna de estas condiciones.

Cómo prevenir los codos secos

Si quieres prevenir la sequedad en esta parte, es esencial que mantengas la epidermis hidratada. Además, no vale cualquier tipo de crema. Aunque tengas la piel normal, te aconsejamos que uses un producto muy nutritivo que te ayude a evitar la deshidratación.

Y hablando de deshidratación, es fundamental que estés siempre hidratado. ¿Cómo? Bebiendo la cantidad diaria recomendada por los expertos (entre 1,5 y 2 litros diarios). No es necesario que bebas solo agua, también puedes tomar infusiones o bebidas de frutas no azucaradas.

Y no olvides cuidar tu alimentación. Incluye en tu dieta alimentos como aguacate, pepino, papaya, tomate o agua de coco. Aumenta la ingesta de proteínas (carnes, pescados, huevos, lácteos y legumbres); son la clave para mantener la piel sana y, lo más importante, hidratada.

Evita usar jabones o detergentes muy fuertes. Aunque te parezca que son más eficaces que otros más suaves, no es así. Este tipo de productos de higiene contienen ingredientes irritantes y muy agresivos que, aparte de secar la epidermis, pueden provocar males mayores.
Cómo tratar los codos secos

Aplica una crema hidratante

Si quieres mantener los niveles óptimos de humedad, usa a diario una buena crema hidratante y nutritiva que nutra en profundidad, evite la pérdida de agua y refuerce la barrera protectora natural de la piel.

También es esencial que mejores la elasticidad. No hay que olvidar que los codos son articulaciones que están en constante movimiento y que solemos doblar muchas a lo largo del día. Si la piel está tirante y poco elástica, se puede llegar a romper y aparecer pequeñas grietas sangrantes.

Estas cremas están enriquecidas con principios activos como aloe vera, manteca de karité, colágeno, ácido hialurónico, urea o vitamina E. También incluyen ceramidas, péptidos e ingredientes regenerantes como centella asiática o rosa mosqueta.

Usa aceites corporales

Las cremas contienen ingredientes nutritivos e hidratantes, pero si lo que buscas es una hidratación más intensa, los aceites corporales son tu mejor opción sin lugar a dudas. Y es que estos productos tienen la gran capacidad de nutrir en profundidad y restaurar la barrera lipídica que protege la epidermis.

Estos cosméticos contienen aceites de origen vegetal de aguacate, karité, almendras dulces, rosa mosqueta y germen de trigo. Además de hidratar en profundidad, mantienen la humedad y reparan la superficie cutánea, algo esencial para mantener esta zona en perfecto estado.

tratar codos secos aceites corporales

Exfolia la piel

Es uno de los pasos básicos dentro de la rutina de higiene facial y corporal. Limpia la piel y los poros en profundidad, elimina las células muertas y las toxinas y estimula la regeneración celular por lo que es perfecto para evitar la sequedad y la descamación en los codos.

El exfoliante de sal es el más recomendado. Es perfecto para tratar las zonas más ásperas como codos o talones. Al tener el grano más grueso, arrastra mejor la suciedad permitiendo así que las cremas hidratantes y los aceites corporales penetren mejor a través de la epidermis y la hidratación sea más profunda.

Corticoides

Cuando el problema está relacionado con otros problemas dermatológicos como la dermatitis atópica o la psoriasis, es importante acudir al dermatólogo para que te prescriba el tratamiento más adecuado.

Los corticoides de uso tópico u oral es uno de los más recetados. Ayudan a reducir los incómodos síntomas (picor, descamación, irritación, tirantez, …) y mejoran notablemente el estado de la piel.

Remedios caseros

También existen remedios naturales que han ido pasando de generación en generación y se han convertido en una gran ayuda para tratar este y otros problemas relacionados con el cuidado de la piel.

Uno de los más usados para combatir la sequedad en los codos es la combinación de aceite de oliva, limón y sal. Para elaborarlo, tan sólo tienes que mezclar una cucharada de aceite de oliva, dos de zumo de limón exprimido y media taza de sal. Remueve bien, extiende sobre la piel, deja actuar unos minutos y, para finalizar, aclara.

El limón tiene propiedades antioxidantes y aclarantes por lo que es de gran ayuda si tienes los codos oscuros, aparte de secos. Además, el aceite de oliva evita que esta zona se deshidrate y contrarresta los efectos de la sal.

Y hasta aquí llega nuestro post sobre cómo prevenir y tratar los codos secos. Esperamos que te haya resultado útil para encontrar el tratamiento más adecuado y evitar que el problema vuelva a aparecer.

También puede gustarte...