tonico casero
Limpieza facial

Cómo hacer un tónico facial casero paso a paso

¿En busca del tónico perfecto que cuide tu piel y la respete? No siempre es fácil dar con el producto más adecuado ni más natural. Pero, no te preocupes. Aquí te mostramos cómo hacer un tónico facial casero para que puedas asegurarte el mejor cuidado para tu rostro.

El tónico es uno de los productos imprescindibles dentro de la rutina facial diaria y gracias a la cosmética coreana, ha vuelto a cobrar la importancia que se merece.

Y no es para menos. Tonifica, hidrata, equilibra el pH de la piel y ayuda a reducir el tamaño de los poros después de la limpieza.

Actualmente, son muchas las opciones que puedes encontrar a la venta, pero para qué nos vamos a engañar, no todos son tan naturales y efectivos como prometen y al final pueden acabar haciendo más daño que bien.

Si están buscando un producto elaborado con ingredientes naturales, pero no terminas de dar con el más adecuado, aquí te mostramos algunas recetas para que puedas elaborarlo tú misma de forma rápida y sencilla.

¿Qué es el tónico y para qué sirve?

El tónico es un producto de textura acuosa que completa la limpieza facial. Aunque no es un limpiador es su complemento perfecto.

Se usa después de limpiar el rostro para restaurar el equilibrio de la piel y prepararla para recibir el resto de tratamientos de cuidado facial.

Cuando limpias el rostro, los productos se llevan algo más que la suciedad; también pueden arrastrar los lípidos. Además, alteran el pH cutáneo y la piel queda desprotegida ante las agresiones externas.

Por ello, es importante que lo uses justo después de la limpieza. Así el pH se equilibra, los poros se cierran y, en definitiva, la epidermis queda lista y preparada para que los principios activos penetren hasta las capas más profundas.

Como ves, ¡todo son ventajas!

Ventajas de elaborar un tónico facial casero

Y hablando de ventajas, elaborar tus propios cosméticos tiene muchas, sin duda. No sólo te ayuda a cuidar la salud de tu piel, sino también el medioambiente al evitar el uso de sustancias químicas y envases que nos son reutilizable ni reciclables y acaban contaminando.

Además, hacer un tónico casero te da la oportunidad de elegir los ingredientes que tu piel necesita.

Así también te aseguras de que sean naturales y que la fórmula esté libre de conservantes y otras sustancias nocivas que puedan dañar tu piel o la salud.

Y no sólo eso. Hacer tu propio tónico te sale más económico que comprar alguno de los que puedes encontrar a la venta. Esto es otro punto a favor a tener en cuenta.

Cómo hacer un tónico facial casero: Paso a paso

¿Preparada para elaborar tu propio tónico facial casero? Pues, aquí te mostramos algunas recetas muy fáciles para que puedas escoger el que mejor se adapte a las necesidades de tu piel.

Manzanilla

manzanilla

Es un ingrediente muy recomendado para el cuidado de la piel sensible. Alivia y calma la irritación y el enrojecimiento y es perfecto para tratar quemaduras solares o erupciones cutáneas. Además, reduce la inflamación.

Ingredientes

  • 30 g de flores de manzanilla
  • 125 ml de agua

Elaboración

Introduce las flores en una taza de agua hirviendo y elabora la infusión. Tapa con la ayuda de un trapo o una servilleta y deja reposar aproximadamente unos 10 minutos. Cuela y retira los posos que quedan en el colador o el filtro que uses.

Introduce la infusión en el frigorífico y cuando esté fría, aplícala sobre el rostro con la ayuda de un pulverizador o un disco de algodón, como prefieras. Deja que la piel lo absorba y repite este gesto 2 veces al día.

Té verde, manzanilla y limón

Es perfecto para pieles grasas. Además, también ayuda a combatir los radicales libres, gracias a las propiedades antioxidantes del té verde y calma y alivia la irritación y el enrojecimiento.

Ingredientes

  • Unas gotas de zumo de limón
  • Manzanilla
  • Té verde

Elaboración

Prepara una infusión de té verde y manzanilla. Llena solo medio vaso. Deja enfriar y cuando ya estén frías totalmente, échalas en un recipiente de cristal y añade las gotas de limón,

Mezcla bien y aplícalo 2 veces al día con la ayuda de un disco de algodón. Para finalizar, aclara con abundante agua tibia para eliminar los restos que queden.

Agua de rosas

tonico agua rosas

El agua de rosas es uno de los ingredientes más usados y valorados en cosmética. Hidrata, calma, proporciona luminosidad y tiene propiedades astringentes y antioxidantes.

Ingredientes

  • 50 g de pétalos de rosa cortados
  • 250 ml de agua

Elaboración

Introduce los pétalos picados en una taza de agua. Calienta en el microondas o en un cazo hasta que cueza. Cuando entre en ebullición, baja el fuego y deja que infusione unos 10 minutos. Retira y deja reposar a temperatura ambiente. Para finalizar, cuela para retirar los trozos de pétalos.

Cuando se enfríe, aplica sobre el rostro con la ayuda de un algodón. Deja que se seque y, a continuación, aplica el resto de productos de cuidado facial. No necesita aclarado.

Pepino

Es otro ingrediente muy apreciado en cosmética natural. Tiene un alto contenido en agua, vitaminas, minerales y antioxidantes. Ayuda a combatir los signos del envejecimiento, neutraliza los radicales libres y calma la epidermis.

Ingredientes

  • ½ pepino
  • 125 ml de agua

Elaboración

Corta el pepino y cuando hayas quitado las pepitas, mételo en la licuadora o la batidoras y añade media taza de agua. Bate bien para que no queden grumos y la textura sea lo más homogénea posible.

Introduce el jugo en la nevera y déjalo enfriar. Después, humedece un disco de algodón y extiende sobre el rostro con ligeros toques. Puedes usarlo 2 veces al día.

Si ninguna de estas recetas te convence o no ni mucho mucho tiempo ni ganas para elaborar un tónico facial casero, aquí va nuestra recomendación: el agua micelar de Nezeni Cosmetics.

La mejor alternativa al tónico facial casero: Agua Micelar de Nezeni Cosmetics

Nezeni Cosmetics ha desarrollado una agua micelar todo en 1 que actúa como un limpiador y un tónico. Está enriquecido con pocos ingredientes, pero naturales, de calidad y en altas concentraciones.

No sólo limpia y desmaquilla el rostro, sino que también hidrata, tonifica y calma la irritación gracias a su fórmula enriquecida con extractos naturales como gel de Aloe Vera ecológico, Manzana, Jengibre y Avena.

También contiene ácido salicílico que realiza una suave exfoliación para evitar que los poros se obstruyan.

Es bajo en conservantes. Por eso tiene una caducidad máxima de 2 años incluso si el envase permanece siempre cerrado. Tampoco incluye sustancias irritantes o nocivas, lo que evita el efecto combinado de los cosméticos que afecta a la larga a la salud, en especial, a nivel hormonal y reproductivo.

Su textura es muy acuosa. Se aplica y extiende fácilmente sin dejar la piel grasa ni pegajosa. Además, tiene un envase muy práctico e higiénico que garantiza la conservación de los ingredientes y de sus propiedades.

Su formato en spray permite pulverizar el producto sobre un disco de algodón o directamente sobre el rostro como si fuera un tónico o un agua termal.

En definitiva, si lo tuyo no es la cosmética casera, te recomendamos que pruebes el agua micelar de Nezeni Cosmetics, un producto todo en 1 que, sin duda, te va a facilitar mucho la vida.

También puede gustarte...