agua rosas
Limpieza facial

Cómo hacer un tónico de agua de rosas casero

Equilibra, limpia en profundidad y tonifica. Estos son algunos de los principales beneficios del tónico de agua de rosas. ¿Quieres saber más? Pues aquí te mostramos lo que puede hacer por tu piel y cómo elaborarlo en casa.

El tónico es uno de los productos básicos dentro de la rutina de cuidado facial y el complemento perfecto de la limpieza. De nada sirve que limpies tu piel a conciencia.

Si no usas un tónico a continuación la epidermis quedará desprotegida y no podrás aprovechar al máximo las propiedades del serum o de la crema hidratante.

Uno de los más recomendados en cosmética natural es el tónico de agua de rosas. Sus numerosos beneficios lo convierten en una excelente opción para las pieles mixtas y grasas, aunque eso no quiere decir que no sirva para otro tipo de cutis.

Si tienes curiosidad por saber cuáles son los beneficios que puede aportar a tu piel y quieres ir un paso más allá elaborando tu propio tónico en casa, aquí te mostramos todo lo que necesitas saber antes de ponerte manos a la obra.

¿Qué es y para qué sirve el tónico?

El tónico es el producto perfecto para completar la limpieza facial. A pesar de no ser un limpiador en sí, es su compañero inseparable. ¿Por qué? Pues, muy sencillo.

Cuando limpias la piel, los productos que usas alteran la epidermis y la dejan desprotegida frente a las agresiones externas. Y aquí es donde entra en juego el tónico. Es importante que lo apliques justo después de la limpieza.

Así podrás restaurar el equilibrio cutáneo, reforzar la tez y cerrar el poro. Además, la piel estará lista para recibir los principios activos del resto de productos que componen tu ritual de belleza.

Y es que de nada sirve que limpies la piel si no la tonificas. Sólo así conseguirás beneficiarte de las propiedades de los cosméticos.

Beneficios del agua de rosas

El agua de rosas es un ingrediente que ya se usaba en la antigüedad para mejorar el estado de la epidermis.

Se obtiene a partir de la destilación de los pétalos de rosas y tiene numerosas propiedades. Estos son algunos de sus principales beneficios:

Combate el envejecimiento

Es uno de sus beneficios más conocidos. El agua de rosas previene el envejecimiento prematuro. Tiene propiedad regenerantes. Reduce el aspecto de arrugas, líneas de expresión, cicatrices, marcas acné y el tamaño de los poros.

Equilibra el pH

Es uno de los mayores beneficios del tónico y también del agua de rosas. Ayuda a restablecer el equilibrio y refuerza la barrera lipídica que protege la piel frente a las agresiones del medio ambiente.

También previene la irritación y es perfecta para aliviar las molestias de algunos problemas como la dermatitis o la alergia por lo que se recomienda también para el cuidado de la piel sensible.

Controla la grasa

El agua de rosas ayuda a controlar la producción de grasa. Además, tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias por lo que es perfecto para el cuidado de la piel grasa con tendencia acneica.

Limpia en profundidad y elimina las células muertas, evitando que los poros se obstruyan y aparezcan granos y espinillas.

Suaviza la piel

Tiene propiedades antisépticas. Ayuda a eliminar las células muertas y la suciedad, deja la piel libre de impurezas. En definitiva, está más suave y tersa y con un aspecto más uniforme.

¿Cómo se aplica?

El tónico de agua de rosas se aplica de la misma forma que otros productos. Primero, elimina la suciedad y las impurezas con la ayuda del limpiador facial.

Para conseguir una limpieza más profunda, te recomendamos que hagas una doble limpieza que consiste en usar un producto con base oleosa y, a continuación, uno con base acuosa.

Cuando la piel esté limpia y seca, humedece un disco de algodón con el tónico y aplícalo sobre todo el rostro con ligeros toques.

No arrastres para evitar eliminar los lípidos lo que provocaría el efecto contrario al que se desea. Así también permitirás que los principios activos se queden en la tez y cumplan su función.

Para acabar, aplica el serum, el contorno de ojos y la crema que sueles ponerte. Por la mañana, antes del maquillaje, recuerda usar siempre protección solar para evitar el fotoenvejecimiento de la tez y la aparición de manchas oscuras.

Cómo hacer un tónico de agua de rosas casero

tonico

Tónico de agua de rosas

Es una de las recetas más básicas y sencillas que puedes encontrar, por lo que no te resultará muy difícil ponerla en práctica.

Ingredientes

  • 60 g de pétalos de rosa
  • 250 ml de agua destilada

Elaboración

Mete los pétalos picados en el agua. Calienta hasta que empiece a hervir. Lo puedes hacer al microondas o si lo prefieres, cocer en un cazo. Cuando alcancé el punto máximo de ebullición, retira del fuego y deja reposar a temperatura ambiente. Para terminar, cuela los pétalos.

Agua de rosas y té verde

La combinación del agua de rosas y el té verde potencia las propiedades antioxidantes y purificantes de ambos ingredientes.

Ingredientes

  • 3 rosas o 1 taza grande llena de pétalos
  • ¼ de taza de té verde
  • 1 taza y ½ de agua destilada

Elaboración

Calienta en un cazo el agua destilada. A continuación, introduce los pétalos en un bol y añade el agua caliente. Cubre con un trapo o con un plato y deja que se enfríe. Puedes conservar la mezcla en una botella de vidrio alejado del calor y de la luz. Lo puedes meter en la nevera.

Si necesitas un extra de hidratación, también le puedes añadir glicerina vegetal. Este principio activo es conocido por sus propiedades hidratantes y humectantes. Hidrata la tez y evita la pérdida de agua manteniendo los niveles óptimos de humedad.

Lo puedes usar a diario, 2 veces al día, sobre rostro y cuello con un disco de algodón. Si lo conservas como es debido, puede aguantar hasta un mes.

Y aquí finaliza nuestro post sobre cómo hacer un tónico de agua de rosas casero. Ahora que ya sabes sus beneficios y cómo elaborarlo, es el momento perfecto para ponerte manos a la obra para dar el cuidado más natural a tu piel.

También puede gustarte...