Belleza y cosmética

Cómo hacer un sérum con Vitamina C casero

cómo hacer un sérum de vitamina c casero

¿Te interesa saber cómo hacer un sérum con vitamina C casero? En este post, encontrarás toda la información para elaborar tu propio suero y, además, te explicamos los beneficios de este principio activo y cómo combinarlo para potenciar su eficacia.

El sérum es uno de los productos básicos de la rutina fácil. Es el primer paso de la hidratación. Aparte de preparar la piel antes de la crema hidratante, este tratamiento intensivo penetra hasta las capas más profundas consiguiendo una mayor eficacia.

Hoy en día, hay muchos sérums a la venta, pero para qué te vamos a engañar: no todos son todo lo naturales y respetuosos que nos gustaría. A pesar de que algunas marcas aseguran que sus productos no contienen ingredientes irritantes o sintéticos, esto no siempre es cierto.

Si estás harta de decepciones y quieres hacer un sérum con vitamina C casero que sepas lo que lleva, aquí te mostramos varias recetas para que tú misma puedas crear tu propio cosmético cómodamente en casa.

Beneficios de la vitamina C

La vitamina C no sólo tiene muchos beneficios para la salud; también ayuda a mejorar el aspecto de la piel. Estas son algunas de sus propiedades.

  • Tiene propiedades antioxidantes: Es rica en antioxidantes. Neutraliza la acción de los radicales libres, provocados por las radiaciones solares y la contaminación. También previene el estrés oxidativo celular.
  • Estimula la producción de colágeno: Aparte de evitar la degradación del colágeno, estimula la síntesis y la formación de esta proteína esencial para mantener la estructura cutánea.
  • Reduce la inflamación: Calma la irritación y reduce el enrojecimiento y la inflamación. Se recomienda especialmente para tratar problemas dermatológicos como el acné o la rosácea.
  • Protege del sol: No es que sea un protector solar, pero sí que refuerza la piel antes los rayos UV para frenar el fotoenvejecimiento cutáneo y la formación prematura de arrugas.
  • Refuerza la barrera cutánea: También refuerza la función barrera de la piel. Aumenta la producción de ceramidas y otros lípidos y mantiene los niveles de humedad óptimos.
  • Aumenta la luminosidad: Este ingrediente activo tiene una acción exfoliante. Ayuda a eliminar las células muertas y unifica el tono. Es perfecto para aportar luminosidad a las pieles apagadas.
  • Inhibe la producción de melanina: Previene la hiperpigmentación y la aparición de manchas oscuras. También reduce el tamaño de las ya existentes.
  • Equilibra la producción sebácea: Es la opción perfecta para pieles grasa con tendencia acneica. Regula la producción de sebo, equilibra y tiene propiedades antibacterianas.

¿Qué ventajas tiene usar un sérum con Vitamina C?

El suero es más ligero que la crema hidratante. Tiene una textura que se absorbe más rápidamente. Además, al ser muy fluido y concentrado, es capaz de traspasar la epidermis y llegar hasta las capas internas consiguiendo así una mayor eficacia.

Y no sólo eso. El sérum también hidrata. Aunque para la piel seca se puede quedar un poco corto de hidratación, lo cierto es que algunos sueros se pueden usar incluso solos, por ejemplo, si tu tez es grasa.

Las ventajas aumentan aún más cuando elaboras un sérum casero. Aparte de elegir los ingredientes que más encajan con tu tipo de piel y, además, te garantizas que lo que estás aplicando en tu rostro es 100% natural y libre de conservantes o fragancias sintéticas.

¿Qué ingredientes puede incluir?

Aparte de vitamina C, también se pueden añadir otros ingredientes para mejorar la textura y, sobre todo, la eficacia del suero. Estos son algunos de los más frecuentes y fáciles de encontrar.

  • Aloe vera: Hidrata, calma y regenera. También tiene propiedades astringentes. Es rica en saponinas que mejoran la curación y la cicatrización de las heridas y las quemaduras.
  • Ácido hialurónico: Esta molécula, presente de forma natural en el organismo, hidrata en profundidad, evita la pérdida de agua y ayuda a mantener los niveles adecuados de humedad. Deja la piel hidratada, suave y jugosa.
  • Vitamina E: Es uno de los mejores aliados de la vitamina C. También es rico en antioxidantes. Protege frente a los radicales libres, combate la aparición de los signos del envejecimiento y tiene una acción antiinflamatoria.
  • Glicerina vegetal: Es un agente humectante muy usado en cosmética para hidratar la piel y mejorar la sensorialidad cosmética.
  • Ácido ferúlico: Es un potente antioxidante que protege la piel de las radiaciones solares UVA y UVB y estimula la producción de colágeno y elastina.

Cómo hacer un sérum con Vitamina C casero: Paso a paso

Vitamina C y glicerina vegetal

Ingredientes

  • ½ cucharadita de vitamina C en polvo (ácido ascórbico).
  • 1 cucharada de agua destilada.
  • 1 cucharadita de glicerina vegetal.

Preparación

Echa la vitamina C en un bol y añade el agua destilada. Mezcla bien los ingredientes y, a continuación, agrega el agua destilada. Remueve hasta conseguir una textura ligera y fluida. Conserva en un frasco de cristal oscuro con un gotero.

Vitamina C, E y ácido hialurónico

Ingredientes

  • ½ cucharada de vitamina C en polvo.
  • ⅛ cucharada de vitamina E en aceite.
  • ½ cucharada de ácido hialurónico.
  • ¼ de cucharadita de extracto de semillas de pomelo (conservante y antimicrobiano).
  • ½ cucharada de agua destilada.
  • ½ cucharada de glicerina vegetal.

Preparación

Para comenzar, mezcla por un lado el agua destilada con la vitamina C y, por otro, la glicerina y la vitamina E. Remueve bien y unes ambas mezclas.

Después, añade el extracto de semillas de pomelo, cubre la mezcla con papel aluminio y deja enfriar en el congelador 15 minutos.

Sácalo y añade el ácido hialurónico. Remueve bien, mételo en la nevera unas 4 horas. Para finalizar, echa la mezcla en un frasco oscuro.

Vitamina C y aloe vera

Ingredientes

  • 2 cucharaditas de vitamina C.
  • 3 cucharadas de gel de aloe vera.
  • 2 cucharaditas de agua.
  • ¼ cucharadita de vitamina E.
  • 8 gotas de aceite esencial de lavanda.

Preparación

Primero, echa el agua en un bol y añade la vitamina C. Remueve bien hasta que se disuelva. A continuación, agrega el aloe vera y vuelve a remover.

Vierte la mezcla en un frasco de vidrio oscuro con un embudo. Añade la vitamina E y el aceite esencial de lavanda y agita bien.

Para mantener el sérum casero de vitamina C, te aconsejamos que:

  • No hagas mucha cantidad porque no dura tanto como otros cosméticos comerciales. Si tienes dudas de si el suero está en perfectas condiciones (tiene un color amarillento como oxidado), es mejor que lo tires y vuelvas a elaborarlo.
  • Antes de usarlo, haz una prueba de alergia en una zona pequeña y poco visible del rostro. También es importante que agites el frasco para que los ingredientes se mezclen bien.
  • Envasa el suero en un frasco de cristal oscuro para evitar que la vitamina C entre en contacto con la luz. Si incluye un gotero dosificador, mejor. Así podrás administrar las gotas necesarias fácilmente.

Ahora que ya sabes cómo hacer un sérum con vitamina C casero, es hora de que pongas en práctica alguna de las recetas que te hemos explicado paso a paso en este post.

También puede gustarte...