Belleza y cosmética

La mejor rutina de cuidado de la piel a los 60 años

la mejor rutina de la piel a los 60 años

Dicen que los 60 es la mejor etapa de la vida. Tienes más tiempo para ti y también para cuidar el rostro y combatir los principales signos de la edad. En este post, te contamos cuál es la mejor rutina de cuidado de la piel a los 60 años.

Después de la menopausia, comienza una nueva etapa. La piel se calma y las hormonas se estabilizan de nuevo. Las arrugas, la flacidez o la falta de hidratación son algunos de los grandes caballos de batalla a esta edad.

Aunque no se puede volver atrás en el tiempo, sí que puedes elegir cómo envejecer. Y es que la edad es solo un número y el paso de los años no afecta a todos por igual. Todo depende de la genética y de cómo hayas cuidado la piel en tu juventud y la sigas cuidando en el futuro.

Y hablando de cuidados, aquí te contamos cuál es la mejor rutina de belleza para cuidar la piel a partir de los 60 años y los principales signos del envejecimiento a los que te enfrentas en esta etapa .

¿Cómo está la piel a los 60?

A partir de los 60 años, la falta de hidratación y firmeza se hace más notable. La piel reduce drásticamente la producción de colágeno y elastina y también se ve mermada su capacidad para retener agua.

La epidermis es más fina, frágil y delicada. Y la sequedad no hace más que empeorar esta situación. Y es que la falta de elasticidad y la flacidez hace que las arrugas y las líneas de expresión sean más profundas.

Además, las manchas oscuras son bastante frecuentes. La producción de melanina se reduce y el tono es más desigual. La tez tiene un aspecto apagado y una textura más áspera.

Aunque estos son algunos de los principales signos que aparecen a los 60, el estado de tu piel depende en gran parte de la genética y de los cuidados que le hayas dado a lo largo de tu vida.

La mejor rutina de cuidado de la piel a los 60 años

Limpieza

Limpiar la piel es fundamental para mantenerla sana, sea cual sea tu edad. Ayuda a eliminar las impurezas, la contaminación y los restos de maquillaje y, por eso, es fundamental que la lleves a cabo por la mañana y por la noche.

Mientras duermes, las células cutáneas se renuevan y, en este proceso, la piel expulsa las toxinas y la suciedad que ha ido acumulando a lo largo del día. Al despertar, es esencial retirar estos restos para lucir una tez fresca y luminosa.

Y por la noche también es esencial limpiar y desmaquillar el rostro en profundidad. Este gesto tan sencillo ayuda a eliminar la suciedad, la contaminación y el maquillaje para que la piel para que los principios activos de los tratamiento antiedad penetren mejor y la epidermis realice su proceso de renovación como es debido.

A esta edad, se recomienda el uso de limpiadores con una textura nutritiva y emoliente como lociones o leches que hidratan y calman. Estos productos no se aclaran y evitan que la piel reaccione y se irrite.

Exfoliación

Tan importante es limpiar la piel a diario como exfoliar 1 o 2 veces a la semana. Las mujeres asiáticas incluso la llevan a cabo todos los días como paso imprescindible dentro de su rutina facial para lucir una tez radiante.

Y es que limpiar el rostro no es suficiente. Las células muertas, las toxinas y el exceso de grasa se acumulan dentro de los poros y los obstruye. Esto impide que los ingredientes penetren a través de la epidermis; se quedan en la capa más superficial y su efecto no va más allá de la mera hidratación.

Además, cuando los poros están obstruidos, la dermis no puede realizar su renovación celular y reparar los daños que los agentes externos han provocado durante el día; y esto se traduce en una piel cansada y apagada al despertar.

Por eso, es esencial que uses un exfoliante 1 o 2 veces a la semana. Opta por uno que tenga microgránulos y que esté enriquecido con ingredientes hidratantes. Aplícalo sobre el rostro y masajea con suavidad, sin frotar en exceso. Por último, aclara con agua tibia y seca muy bien el rostro con una toalla limpia.

Tonificación

No hay 2 sin 3. El tónico es el tercer elemento imprescindible de una buena limpieza facial y el paso transitorio entre esta y la hidratación. Al usar el limpiador, se altera el pH y el tónico ayuda a restaurar su equilibrio para que la piel vuelva a estar protegida. También prepara el rostro antes de aplicar la crema hidratante para que absorba mejor todos los nutrientes.

Se recomienda usar un tónico nutritivo y reparador para estimular la producción de colágeno y lípidos para restaurar el equilibrio lipídico y aumentar la firmeza y la elasticidad de los tejidos. Lo puedes aplicar con las manos o con un disco de algodón. Existen formatos en spray muy cómodos y prácticos.

cuidado de la piel a los 60 años mujer espejo

Hidratación

Tras aplicar el tónico, deja que se seque bien y, a continuación, aplica los productos de tratamiento habitual: sérum, contorno de ojos y crema (en este orden).

Los sueros restauradores y rellenadores son los más aconsejados a esta edad. Además de hidratar en profundidad, alisan la piel y rellenan las arrugas. El retinol es uno de los ingredientes más usado en cosmética antiedad.

Este derivado de la vitamina A estimula la producción de colágeno, atenúa las arrugas, los poros y las manchas y mejora notablemente la textura y el estado de la epidermis. Eso sí, si usas una crema con retinol puro en altas concentraciones es mejor que primero lo apliques poco a poco y en días alternos para que la piel se acostumbre y no se produzcan reacciones.

También es importante que uses un protector solar con una protección solar muy alta (SPF 50+). Por lo general, el retinol se debe aplicar por la noche, pero existen algunos tratamiento con retinoides que se pueden usar por el día.

La vitamina C y E, la rosa mosqueta, la centella asiática, el ácido hialurónico, el colágeno, la elastina o el germen de trigo son otros de los ingredientes especialmente indicados para tratar los signos del envejecimiento.

Y recuerda usar una mascarilla hidratante y revitalizante 1 o 2 veces a la semana. Este tratamiento intensivo actúa como un booster para potenciar los efectos del resto de tratamientos. Si usas el formato tissue, aprovecha el exceso de producto y aplícalo en el cuello, el escote y en las manos.

Protección solar

Las manchas oscuras son uno de los grandes problemas al que nos enfrentamos a los 60. Para evitar que se formen más y prevenir problemas mayores, es esencial que uses una crema hidratante con protección solar. Si no la tiene, entonces aplica un protector solar todas las mañanas tras la hidratación y antes del maquillaje.

Elige siempre un protector solar de amplio espectro que proteja frente a los rayos UVA y UVB. Estas radiaciones provocan la formación de los radicales libres, culpables del daño oxidativo y de la degradación de colágeno.

Además, cuanto más elevado sea el índice de protección mejor. De hecho, te aconsejamos que uses un protector SPF 50+.

Maquillaje (Color y definición)

A esta edad, no sólo se busca color sino también definición. La base de maquillaje, el corrector y el colorete son algunos de los productos imprescindibles en tu día a día para lucir una tez joven y luminosa.

Opta por bases de maquillaje fluidas y de larga duración que hidratan, unifican el tono y la textura; y evita siempre los acabados empolvados que marcan en exceso las arrugas y las líneas de expresión.

Al usar el corrector en el contorno de ojos y labios, difumina bien con los dedos o con un pincel específico para evitar que se acumule en los pliegues del rostro y los marque más aún. El colorete, mejor en tonos rosas o corales y con textura en crema. Aplícalo en el pómulo sin llegar hasta la sien.

Para finalizar, resalta los ojos con la máscara de pestañas y sombras de ojos en tonos neutros y acabado mate. Y en los labios usa labiales cremosos en tonos rosados. Puedes atreverte también con el rojo.

Y aquí termina el post. Esperamos que te haya resultado útil para descubrir cuál es la mejor rutina de cuidado de la piel a los 60 años.

También puede gustarte...