Belleza y cosmética

La mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años

la mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años

La piel se transforma con el paso de los años y, por eso, necesita unos cuidados específicos en cada etapa de la vida. Si has pasado la barrera de los 30, no te pierdas este post en el que te desvelamos cuál es la mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años.

La llegada de los 40 supone toda una revolución. El estrés, la maternidad y el esfuerzo por conciliar familia y trabajo suponen una gran carga que no sólo nos afecta a nivel físico y psicológico; también hace estragos en la piel sumándose a los cambios propios que el cutis experimenta a esta edad.

Aunque es imposible parar el tiempo, sí se puede retrasar el envejecimiento cutáneo, sobre todo si la has cuidado como es debido a lo largo de tu juventud y tienes una genética bastante agradecida.

Pero si no perteneces a ninguno de los dos grupos, no te preocupes; aún estás a tiempo de mejorar el estado del cutis y aquí vamos a echarte una mano explicándote paso a paso cuál es la mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años.

¿Qué cambios experimenta la piel a los 40?

A esta edad la piel reduce considerablemente la producción de colágeno y elastina, dos sustancias esenciales que sostienen los tejidos. Esto se traduce en una pérdida de firmeza y de densidad que provoca la aparición de arrugas y flacidez; el óvalo facial pierde definición y las líneas de expresión se marcan más.

Y no sólo eso. Los cambios también afectan a la melanina. Y es que a los 40, el tono comienza a ser más desigual. Los cambios hormonales, el sol y algunas condiciones dermatológicas provocan un desequilibrio en la producción de melanina. Esto hace que la piel tenga un tono menos uniforme y propicia la aparición de manchas oscuras.

Además, a esta edad se ralentiza la renovación celular cutánea, la epidermis tarda más en cicatrizar y en recuperarse de la fatiga y se hacen más visibles los signos del cansancio. También le cuesta más retener la humedad y está más deshidratada que antes.

Llevar una rutina de cuidado adecuada a tu edad, es fundamental para atenuar los signos de la edad y revertir estos cambios para lucir de nuevo una tez más joven y radiante. A continuación, te mostramos los pasos imprescindibles a seguir para conseguirlo.

La mejor rutina de cuidado de la piel a los 40 años

Limpieza

Es uno de los pasos esenciales para cualquier edad. Si quieres mantener la piel sana y joven es fundamental que limpies el rostro 2 veces al día, mañana y noche.

Durante la noche, la piel lleva a cabo su proceso de renovación en el que expulsa toxinas y el exceso de grasa. Por eso, no olvides limpiar tu rostro todas las mañanas antes de aplicar tus productos de tratamiento habituales.

Y no te vayas a dormir nunca con el rostro sucio. Por la noche, limpia muy bien el rostro para eliminar las impurezas, la contaminación y los restos de maquillaje. Si es necesario, recurre a la doble limpieza y usa primero un aceite desmaquillante y finaliza con el limpiador.

Te aconsejamos que uses un limpiador que, aparte de eliminar la suciedad y el maquillaje, respete el equilibrio lipídico. Recuerda que a esta edad, la piel se vuelve más fina y le cuesta más mantener los niveles óptimos de hidratación.

Es mejor que evites los productos que contienen detergentes porque resecan mucho. Usa limpiadores con texturas más suaves como leches, lociones o espumas. Y no te olvides de los aceites.

limpieza facial

Exfoliación

No basta solo con limpiar la tez a diario. Si quieres evitar que los poros se obstruyan e impidan que los principios activos penetren a través de la epidermis, es esencial que exfolies el rostro 1 o 2 veces a la semana.

Procura elegir un exfoliante químico sin gránulos que limpia el poro en profundidad y evita su obstrucción. Este producto es tan suave que incluso lo puedes usar a diario. Para las coreanas es un paso imprescindible; si tienen esa piel tan perfecta, por algo será.

Tónico

Tampoco hay que olvidar el tónico. El limpiador altera la barrera lipídica y la epidermis queda desprotegida. El tónico restaura su equilibrio y prepara la tez para recibir los activos de los productos que completan la rutina facial.

A los 40 años, se recomienda usar un tónico que revitalice y refuerce las capas superficiales para proteger la epidermis frente a las agresiones externas y ambientales. Evita productos astringentes y los que llevan alcohol porque resecan aún más.

Hidratación

Es uno de los pasos más importantes junto con la limpieza. Usa una crema hidratante y antiarrugas que hidrate en profundidad y ayude a combatir los principales signos del envejecimiento (arrugas, líneas de expresión, flacidez, falta de luminosidad, …).

Elige un tratamiento antiedad que sea rico en antioxidantes como la vitamina C y E. Además de estimular la producción de colágeno y elastina, también neutralizan la acción de los radicales libres, los principales responsables del envejecimiento cutáneo.

El ácido hialurónico también es otro de los ingredientes más recomendados a esta edad. Aparte de hidratar, esta molécula mantiene los niveles óptimos de humedad y redefine el contorno facial.

Y no te olvides del retinol. Este derivado de la vitamina A que ayuda a mejorar la textura y el aspecto del rostro. Estimula la producción de colágeno y elastina, reduce las arrugas, minimiza el tamaño de los poros, aclara las manchas y aporta luminosidad.

Te aconsejamos que comiences a usarlo poco a poco y en días alternos para que la piel se acostumbre a esta sustancia. Aplícalo por la noche y recuerda usar protección solar a la mañana siguiente antes de salir de casa.

Completa tu rutina de hidratación con un buen sérum para potenciar los efectos de la hidratante. Usa un contorno de ojos para reducir las arrugas y descongestionar esta zona tan delicada. Y 1 o 2 veces a la semana ponte una mascarilla descongestionante o, si lo prefieres, con efecto lifting.

Protección solar

El protector solar es uno de los productos más importantes dentro de la rutina de cuidado facial, pero a esta edad lo es aún más. Si quieres prevenir la formación de los radicales, evitar las manchas solares y otros problemas más graves, te aconsejamos que uses protección todos los días del año.

Es mejor que utilices filtros de protección físicos que son más respetuosos y protegen desde el mismo momento de su aplicación y procura que el factor de protección sea bastante alto (SPF 50+).

Maquillaje natural

El maquillaje natural y sin demasiados artificios es la mejor elección a los 40. Las bases ligeras, minerales y poco cubrientes son las más recomendadas y es que no se trata de tapar el rostro; lo que se busca es resaltar la belleza natural del rostro.

Antes de aplicar el maquillaje, deja que el protector solar se asiente. Si lo prefieres, puedes usar un primer con índice de protección solar para fijar el maquillaje y que dure más tiempo intacto.

Y aquí finaliza el post. Esperamos que te haya resultado útil para descubrir cuál es la mejor rutina de cuidado facial a los 40 años y que, a partir de ahora, no te saltes ningún paso.

También puede gustarte...