Estrías

Remedios caseros para tratar las estrías

remedios caseros estrías

Si estás cansada de gastarte dinero en cremas antiestrías que al final no sirven para nada, no te preocupes. En este post, te contamos cuáles son los mejores remedios caseros para tratar las estrías.

Combatir las estrías no es nada fácil. Además de cuidar la piel y mantenerla hidratada, es esencial cuidar la alimentación y hacer ejercicio de forma regular para evitar los cambios bruscos de peso y reforzar los tejidos cutáneos.

Aunque existen muchos tratamientos en el mercado, la sabiduría popular siempre es de gran ayuda a la hora de combatir este y otros problemas dermatológicos. Además, una de las mayores ventajas es que los puedes elaborar con ingredientes que todos – o casi todos – tenemos en casa.

¿Quieres saber cuáles son los mejores remedios caseros para tratar las estrías? Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre este problema dermatológico y te descubrimos algunas recetas para que puedas elaborar tus propios ungüentos en casa.

¿Qué son las estrías?

Son unas marcas o atrofias con forma linear que se producen debido a un estiramiento excesivo de la piel. Cuando los tejidos se rompen, aparecen unas líneas de color rojo muy similares a las cicatrices.

El embarazo, la pubertad o las dietas demasiado restrictivas son algunos de los principales factores que propician su aparición, aunque no son los únicos.

¿Existen varios tipos?

Sí. Existen dos tipos principalmente: pueden ser de color roja a morado o blancas a grisáceas.

Las rojas son las más recientes. Su color significa que aún hay riego en la zona y, por lo tanto, son más fáciles de eliminar. En algunos casos, el uso de una crema específica o los remedios caseros puede hacer milagros, aunque también es probable que necesites una ayuda extra.

Las blancas, sin embargo, son más difíciles de eliminar. Su color blanquecino tirando a grisáceo indica que son más antiguas y que el tejido ha cicatrizado; la sangre ya no llega a esa zona y, por lo tanto, es más difícil regenerar la epidermis.

A pesar de que son más complicadas de quitar, no está todo perdido. Eso sí, tendrás que emplearte a fondo y recurrir también a tratamientos estéticos para librarte de ellas definitivamente.
¿Cuáles son las principales causas que provocan su formación?

La formación de las estrías está provocada por la distensión o estiramiento excesivo de la piel; pero, ¿cuáles son los motivos por los que se produce? Aquí tienes algunos factores que intervienen en su aparición.

  • Embarazo: Durante el embarazo, se producen grandes cambios físicos y hormonales. El cuerpo se prepara para la gestación del bebé y algunas zonas como el vientre, los senos o las caderas sufren un cambio brusco de volumen que provoca la rotura de las fibras.
  • Adolescencia: Es otra de las etapas cruciales. En la adolescencia, el cuerpo se desarrolla. El crecimiento y el aumento de volumen en algunas zonas, puede provocar que las fibras se rompan y aparezcan estas marcas.
  • Genética: El factor genético tiene un papel muy importante en su aparición. Y es que si tus padres las tienen o las han tenido, lo más probable es que a ti también te acabe pasando.
  • Falta de hidratación: La piel deshidratada es menos flexible y elástica. Esta falta de elasticidad hace que la epidermis no sobrelleve bien los cambios de peso y, al final, se rompan los tejidos.
  • Dietas muy restrictivas: Las dietas demasiado restrictivas, que suprimen nutrientes esenciales, pueden provocar un ‘efecto-yoyo’; es decir, cuando las dejas y vuelves a comer normal, coges más peso del que habías perdido.
  • Sedentarismo: Si no te mueves, lo más probable es que acabes cogiendo peso. Practicar deporte no sólo te mantiene en tu peso ideal, sino que también te ayuda a fortalecer la piel y evitar que se rompa.

¿Se pueden prevenir?

Sí, aunque no siempre es posible. Si la formación de estrías está relacionada con la genética o con algunas enfermedades que impiden la síntesis de colágeno y elastina, no hay mucho que hacer.

Sin embargo, si su aparición está ligada a los cambios hormonales, la falta de deshidratación o los cambios de peso, se puede preparar la piel para evitarlas en la medida de lo posible.

¿Cómo? Pues, muy sencillo. Es importante que la piel esté hidratada. Además de beber la cantidad diaria de agua recomendada (1,5 a 2 litros diarios), es fundamental que uses cremas o ungüentos que nutran en profundidad.

También es importante que cuides tu alimentación y hagas deporte. Reduce el consumo de grasas saturadas, azúcares y sal y aumenta la ingesta de proteínas, vitaminas (A, C y E), ácidos grasos omega 3, 6 y 9, zinc y magnesio.

Y practica deporte al menos 3 veces por semana. Combina ejercicios de cardio con los de fuerza para quemar la grasa y tonificar los músculos y los tejidos.

Remedios caseros para tratar las estrías

Aunque las cremas antiestrías y los tratamientos estéticos siguen siendo los mejores aliados para prevenir reducir y eliminar las estrías, los remedios caseros son de gran ayuda en esta lucha. Aquí te desvelamos algunos de los más eficaces.

Aceite de Rosa Mosqueta

Es el ingrediente antiestrías por excelencia. Nutre en profundidad, aporta elasticidad y, además, tiene propiedades regenerantes que ayudan a reparar y renovar el la epidermis. Está especialmente recomendado durante el embarazo. Procura que el aceite sea lo más puro posible y evita que entre en contacto con la luz si quieres preservar sus propiedades.

Zumo de limón

El limón es un alimento muy rico en vitamina C. Además de tener propiedades antioxidantes que neutralizan los radicales libres, estimula la producción de colágeno y elastina. Ayuda a reducir el aspecto de estrías y cicatrices.

Aplica el zumo de limón directamente sobre la piel y masajea. No hace falta que lo rebajes con agua.

zumo limón

Aloe Vera

Aparte de mantener la piel hidratada, el aloe vera suaviza y ayuda a combatir y a evitar las estrías. Esta sustancia se extrae de las hojas del A. Barbadensis. Es rica en vitamina C y E. Es un potente antioxidante que alivia las molestias cutáneas y mejora la textura y el tono cutáneos. Se puede aplicar a diario.

Patata

Es uno de los remedios caseros más fácil y eficaces. La patata tiene un alto contenido en vitaminas y minerales que estimulan el desarrollo celular y la regeneración cutánea.

Aplicarla es muy sencillo. Corta la patata en rodajas y frota sobre la zona que quieres tratar unos 5 minutos. Deja que se seque y, para finalizar, aclara con agua tibia.

Aceite de linaza

Es otro de los aceites especialmente indicado para luchar contra este problema. Es rico en ácidos grasos omega 3. Promueve la formación de colágeno y elastina, mejora el estado de la piel y evita que se formen nuevas estrías.

Lo puedes aplicar directamente sobre la piel con un masaje con movimientos circulares o, si lo prefieres, lo puedes tomar en cápsulas.

Manteca de Karité

Este ingredientes tiene dos funciones esenciales: prevenir que aparezcan las estrías y reducir su aspecto cuando ya no hay remedio. Y es que la manteca de karité es rica en vitaminas (A, D, E y F). Aparte de hidratar y nutrir en profundidad, aporta elasticidad, regenera, repara, previene la rotura de los tejidos y reduce el aspecto de las marcas.

Aceite de Caléndula

Es un ingrediente recomendado para la piel sensible. Además de reducir el aspecto de las estrías, también combate la celulitis. Tiene propiedades antiinflamatorias y promueve la formación de tejido nuevo.

Lo puedes comprar directamente o prepararlo en casa. Necesitarás 5 gramos de pétalos y 250 ml de aceite de oliva. Introduce los pétalos en un tarro de cristal y cúbrelos con el aceite. Deja reposar durante 30 días, cuela los pétalos y ya está listo para usarlo.

Cola de caballo

Esta planta purifica, mejora el acné y ayuda a tratar las estrías. Es rica en silicio, un mineral conocido por sus propiedades regenadoras. Aunque lo más cómodo es comprar el aceite orgánico y aplicarlo directamente sobre la piel, lo puedes preparar.

En este caso, tritura la cola de caballo y calienta en un cazo con aceite de oliva para extraer todas sus propiedades. Cuela la mezcla y deja reposar.

Aceite de Aguacate

Es otra de las mejores alternativas para reducir las estrías y las cicatrices. El aceite de aguacate contiene vitaminas A, D y E, hierro, magnesio, cobre, potasio, betacaroteno y ácidos grasos omega 3 y 9.

Nutre intensamente, favorece la formación de colágeno y mantiene la piel elástica. Incluso se puede usar para reducir las manchas y las arrugas.

Y hasta aquí llega nuestro post sobre los mejores remedios caseros para tratar las estrías. Esperamos que te haya resultado útil para conocer las distintas opciones para combatir este problema.

También puede gustarte...