limpiar rostro
Limpieza facial

¿Te lavas la cara dos veces al día? Te contamos porqué deberías hacerlo

Limpiar el rostro a diario es fundamental para mantener la salud de la piel; pero, ¿sabes por qué es tan importante lavarse la cara dos veces al día? En este post, te contamos los beneficios de este sencillo gesto.

Puede que hasta ahora solo lavases tu rostro por la noche pensando que es el único momento del día en el que la piel lo necesita; pero no es así.

También es importante que limpies la tez en profundidad al despertarte.

Esto es algo que no siempre tenemos presente y es uno de los errores más comunes que se suelen cometer en lo que respecta al cuidado de la tez.

Aunque por la noche tú descanses plácidamente en tu cama, la dermis sigue trabajando para que te despiertes con un aspecto radiante y descansado.

Pero, ¿realmente es tan importante lavarse la cara dos veces al día? Aquí te contamos los motivos por lo que no debes dejar únicamente la limpieza facial para la noche y cuáles son los productos más recomendados para cada momento del día.

¿Por qué es tan importante lavarse la cara dos veces al día?

Lavarse la cara 2 veces al día es fundamental. ¿Por qué? Pues muy sencillo. Durante el día se acumula grasa, maquillaje, suciedad y contaminación en el rostro y antes de irte a dormir es importante que lo retires.

Mientras duermes, la dermis inicia un proceso de reparación del tejido, y si no está completamente libre de impurezas o los poros están llenos de suciedad, no podrá realizar esta tarea como debiera.

Esto no sólo puede provocar la aparición de acné, sino que además también puede acelerar el envejecimiento de la tez y la aparición de los primeros signos de la edad como las arrugas, las líneas de expresión o la flacidez.

Además, a la mañana siguiente, despertarás con una tez apagada y un rostro más propio de haber pasado una noche de juerga que de haber dormido durante toda la noche.

Pero no sólo es importante lavar la cara por la noche. Aunque no lo creas, la piel necesita una buena limpieza por la mañana y no solo con agua.

Como te decíamos, la dermis se renueva por la noche y, durante este proceso, expulsa las toxinas y el exceso de grasa que se ha ido acumulando en su interior.

Por eso, al despertar, es esencial que elimines estos restos con la ayuda de un limpiador.

¿Cómo limpiar el rostro?

limpiar piel

El orden es fundamental en la rutina facial y la limpieza, como no podía ser de otra forma, ocupa el primer puesto.

Si la piel no está limpia, los principios activos no podrán penetrar a través de la epidermis y será como si no te aplicases nada.

Tanto por la mañana como por la noche, usa un limpiador para eliminar la suciedad y las bacterias que se acumulan en la tez.

Si te gusta lavar el rostro cada mañana, lo mejor es que uses un limpiador en gel o jabonoso para aclararlo después. También puedes usar un agua micelar.

Por la noche, si te has aplicado maquillaje, sobre todo, si es waterproof te aconsejamos que uses productos que contengan una fase oleosa.

Así los productos se reblandecen más rápido y resulta más fácil retirarlos después. Hoy en día, también puedes encontrar agua micelar con base oleosa.

Si lo prefieres y quieres una limpieza aún más eficaz, te recomendamos que optes por la doble limpieza que consiste en utilizar primero un limpiador con base oleosa y, a continuación, otro con base acuosa.

Aunque está especialmente recomendada para eliminar el maquillaje, la puedes hacer también por la mañana. Si la realizas a diario, notarás que tu piel se oxigena y que está más radiante.

Además, no olvides la exfoliación. Las mujeres coreanas la realizan a diario usando productos suaves que no dañan la tez.

Si tú no quieres o no tienes tiempo, puedes hacerlo 1 o 2 veces por semana. Este gesto te ayudará a limpiar los poros en profundidad y a eliminar la suciedad que se ha quedado más incrustada.

Y por último, aplica el tónico. Aunque no es un producto de limpieza propiamente dicho, tiene un papel muy importante.

Los productos de limpieza alteran el pH del cutis, y el tónico puede reequilibrar ese pH para que todo funcione bien. Además, la deja fresca y receptiva a los activos de los cosméticos siguientes.

¿Qué debes evitar?

La limpieza es fundamental para el cuidado de la piel pero, ojo, hay que hacerla correctamente o podría dañarla.

Por eso, hay algunas recomendaciones que deberías tener en cuenta para evitarlo.

Por ejemplo, es importante que evites el agua demasiado fría o demasiado caliente; mejor tibia.

Los extremos, en este caso, tampoco son buenos y el cambio brusco de temperatura no le viene nada bien a tu cutis.

Además, evita frotar demasiado. Aunque pienses que frotar hará que la suciedad salga mejor, esto es un error que provoca irritación y enrojecimiento de la piel.

Mejor limpia la tez con cuidado y delicadeza. Así también evitarás la rotura de las fibras de colágeno y elastina y el descolgamiento cutáneo.

Y si tienes la piel sensible, procura que los productos no contengan alcohol ni otras sustancias irritantes como sulfatos ni parabenos.

Es mejor que elijas un limpiador elaborado con ingredientes naturales, a ser posible de cosmética ecológica y orgánica, con propiedades calmantes que alivian los signos de la sensibilidad.

Descubre en este artículo cómo hacer un limpiador casero.

Ahora que ya sabes por qué es tan importante lavarse la cara dos veces al día, es hora de que lo pongas en práctica y lo tomes como una rutina más dentro de tu vida.

También puede gustarte...