limpiador casero
Limpieza facial

Limpiador facial: cómo hacer uno en casa

¿Estás buscando un producto que te ayude a limpiar el rostro, pero no te termina de convencer ninguna de las opciones que puedes encontrar a la venta? No te preocupes. Hoy aprenderás a hacer un limpiador facial casero.

La limpieza facial es uno de los pasos más importantes dentro de la rutina de cuidado diaria.

Una piel limpia, además de estar más sana, está preparada para recibir los principios activos que contiene los tratamiento cosméticos.

Por eso, es muy importante que todos los días limpies la piel en profundidad, tanto por la mañana como por la noche con los productos más adecuados, es decir, aquellos que respeten tu piel y no alteren su barrera lipídica ni el pH.

El problema es que encontrar este tipo de limpiadores no siempre es fácil y, por eso, en este post, te proponemos que elabores tú misma un producto casero. ¿Cómo? Aquí te lo mostramos.

La importancia de la limpieza facial

La limpieza facial es un gesto imprescindible que nunca puede faltar en toda buena rutina de cuidado facial que se precie.

Además de eliminar la suciedad, la contaminación, la grasa y el maquillaje, evita que los poros se obstruyan.

Y es que no limpiar bien la piel como es debido provoca la obstrucción del poro y la aparición de puntos negros, granos y espinillas.

Y no sólo eso: también impide que los principios activos del serum o de la crema hidratante penetren a través de la epidermis.

Es fundamental que limpies el rostro 2 veces al día: mañana y noche. Durante la noche, la dermis se renueva y expulsa toxinas y grasa. Por eso, por la mañana, al despertar, es fundamental que no te olvides de la limpieza.

Te gustará: Doble limpieza facial: beneficios y cómo hacerla

Y no olvides desmaquillar y limpiar el rostro antes de irte a dormir.

Además de ser poco higiénico, la dermis no podrá regenerarse y la suciedad se irá acumulando en los poros provocando acné y la aparición de los primeros signos del envejecimiento como arrugas, líneas de expresión y flacidez.

¿Cuáles son las ventajas de hacer un limpiador casero?

Una de las principales ventajas de elaborar tu propio limpiador en casa es que así que aseguras de que los ingredientes son naturales.

Por desgracia, no todos los productos que podemos encontrar a la venta son todo lo naturales como nos venden y hay que andar con pies de plomo para evitar que la piel o la salud termine perjudicada por el uso de algunas sustancias químicas o irritantes.

Y hablando de ingredientes, cuando elaboras un cosmético, tú misma puedes escoger los ingredientes que más se adaptan a tu tipo de piel o a las necesidades concretas en cada momento, porque la tez va cambiando por épocas y no siempre es la misma.

Por ejemplo, si tienes la piel mixta o grasa, procura utilizar ingredientes purificantes que equilibran la tez, eliminan el exceso de grasa y reducen la producción el exceso de sebo.

Entre los más populares se encuentran el té verde, el limón o el pepino.

Sin embargo, si tu problema es la sequedad, es mejor que optes por ingredientes emolientes y humectantes que restauran la hidratación y refuerzan la barrera cutánea, evitando la pérdida de agua.

El agua de rosas, la vitamina E, la manteca de karité o el aceite de almendras dulces son algunos de tus mejores aliados.

Y si tu tez es sensible, procura escoger ingredientes calmantes como el hamamelis, el aloe vera o el extracto de avena que te ayuden a desterrar la picazón o la irritación.

Cómo hacer un limpiador facial casero: Paso a paso

hacer limpiador casero

Ahora que ya sabes la importancia de la limpieza facial y cuáles son las ventajas de elaborar tu propio limpiador, aquí te enseñamos algunas recetas para que puedas escoger la más indicada.

Para todo tipo de piel (en polvo)

Ingredientes

  • 26 g de avena entera
  • 50 g de arcilla blanca en polvo
  • 10 g de flores secas de rosa, caléndula y lavanda
  • 15 g cucharadas de almendras
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda

Elaboración

Para empezar, muele las almendras, la avena y las flores secas hasta obtener un polvo fino. Puedes hacerlo con un molinillo de café o con la batidora.

Para evitar que queden trozos, cuela el polvo con un colador y reserva la mezcla.

En un bol mezcla la arcilla blanca con el aceite esencial de lavanda y remueve bien. Añade la anterior mezcla y conserva el limpiador en un frasco de vidrio hermético. Procura guardarlo en un lugar fresco.

Para aplicarlo, mezcla una cucharada de polvo o granos con un poco de agua hasta formar una pasta. Después masajea sobre el rostro humedecido y enjuaga bien para eliminar todos los restos.

Piel seca

Ingredientes

  • 2 gotas de aceite de geranio
  • 3 gotas de aceite de lavanda
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de miel

Elaboración

Echa todos los ingredientes en un bol y mezcla muy bien hasta conseguir una textura homogénea.

A continuación, introduce el limpiadora en un bote de cristal pequeño y consérvalo dentro de la nevera para evitar que la fórmula se degrade y pierda sus propiedades.

Piel mixta a grasa

Ingredientes

  • 10 g de gel base carbomero
  • 100 g de gel de aloe vera
  • 3 gotas de aceite esencial de árbol del té
  • 5 gotas de Sharomix

Elaboración

Comienza mezclando el gel base carbomero con el de aloe vera. Remueve bien y emulsiona hasta conseguir una mezcla de textura homogénea. Después, añade la esencia de aloe vera y remueve otra vez.

Para finalizar, añade el sharomix para que se conserve mejor e introduce la mezcla en un bote de cristal.

Piel sensible

Ingredientes

  • 15 g de arcilla blanca tamizada
  • 20 ml de aceite de oliva
  • 15 gotas de aceite esencial de camomila
  • 24 g de gel de aloe vera
  • 200 g de gel hidratante base facial

Elaboración

En primer lugar, mezcla el gel base con el aceite de oliva. Tienes que agitarlo bien hasta que empiece a coger un color tirando a blanco. Añade el gel de aloe vera y remueve hasta obtener una mezcla homogénea.

Después, añade la arcilla poco a poco. Mezcla de nuevo y, para terminar, envasa el limpiador en una botella de cristal de 100 ml que tenga dosificador.

Y hasta aquí nuestro post sobre cómo hacer un limpiador facial casero. Esperamos que te haya resultado útil y que te animes a elaborar alguna de estas recetas.

También puede gustarte...