limpiar piel
Limpieza facial

9 errores que estás cometiendo al lavarte la cara

¿Limpias tu rostro a diario? ¿Estás segura de que lo haces correctamente? En este post, te contamos cuáles son los 9 errores que estás cometiendo al lavarte la cara y que puede que aún no sepas.

La limpieza es uno de los pasos que no puedes saltarte dentro de la rutina facial, así que hay que poner especial atención y cuidar hasta el más mínimo detalle para dejar la tez limpia y lista para recibir todos los principios activos que componen la fórmula.

Aunque limpies tu rostro cada día y pienses que los estás haciendo bien, puede que estés cometiendo algunos errores de belleza que, a la larga, le pueden traer consecuencias muy negativas a tu piel.

¿Quieres saber cuáles son los 9 errores que estás cometiendo al lavarte la cara? Aquí te mostramos los más comunes y cómo evitarlos para poder una tez sana, limpia, joven y radiante.

Los 9 errores que estás cometiendo al lavarte la cara

1. No lavar la cara 2 veces al día

A veces pensamos que con lavar la cara por la noche es suficiente y no es así. Hay que limpiar la tez por la mañana y por la noche.

Durante la noche, se produce un proceso de renovación y reparación de los tejidos a nivel profundo, desprendiéndose de toxinas y sebo. Por eso, al despertar, es importante que uses un limpiador para eliminar los restos.

Y por la noche es fundamental limpiar y desmaquillar para retirar el maquillaje, la contaminación, la suciedad y la grasa que ha ido acumulando a lo largo de todo el día.

Nunca te acuestes sin maquillarte o la dermis no podrá renovarse y despertarás con una piel apagada y cansada. Y procura siempre realizar una doble limpieza.

2. No elegir el limpiador más adecuado

limpiador casero

Es otro de los errores más comunes. Nos dejamos guiar por la opinión de una amiga que nos habla genial de un producto sin saber si está hecho para nuestra piel o no y esto es una total y absoluta equivocación.

Cada piel es un mundo y necesita unos productos específicos. Es fundamental elegir limpiadores afines a la fisiología de la dermis, es decir, que tengan un pH 5.5 que no arrastre los lípidos ni provoque irritación.

Si tienes la piel grasa, puedes usar un producto con un pH inferior, y si es sensible, es importante que elijas un limpiador específico que contenga ingredientes calmantes para combatir los signos propios de la sensibilidad.

Te interesa: El mejor limpiador para la cara. Y si eres hombre, esta es tu selección.

3. Frotar en exceso

Por mucho que frotes no eliminarás mejor la suciedad y el maquillaje, lo único que conseguirás es irritar y enrojecer la piel y estimular la producción de grasa.

Además, al frotar, también puedes romper las fibras de colágeno y elastina provocando el descolgamiento de la epidermis.

Así que es mejor que limpies el cutis con suavidad evitando los movimiento demasiado bruscos.

Y lo mismo al secar. Hazlo mediante ligeros toques con una toalla limpia para evitar que las bacterias se transfieran.

4. Usar agua muy caliente o fría

Evita siempre lavar el rostro con agua demasiado fría o caliente. Es mejor que uses agua tibia o templada. Las temperaturas demasiado extremas provocan sequedad, irritación y enrojecimiento.

Además, si el agua está demasiado caliente puede arrastrar los lípidos que componen la barrera protectora cutánea provocando que la piel se seque y que quede desprotegida frente a las agresiones externas.

limpiar cara

5. Lavar la cara con las manos sucias

Seguro que es un detalle al que no dabas importancia hasta el momento, pero si quieres
tener la piel limpia, es esencial que tus manos también lo estén cuando te laves la cara para evitar que se traspase las bacterias y la suciedad.

Antes de limpiar el rostro, asegúrate de tener las manos limpias y más aún si vienes de la calle. Si acabas de salir de la ducha y no te has aplicado otras cremas antes, no será necesario.

Descubre aquí cómo hacer un limpiador casero con los mejores ingredientes naturales.

6. Utilizar toallitas desmaquillantes

Las toallitas desmaquillantes son muy socorridas y te pueden sacar de más de un apuro, pero también son un arma de doble filo.

Aparte de no eliminar la suciedad y el maquillaje por completo, la fricción que provocan puede causar irritación y enrojecimiento en la piel.

Y no sólo eso. Contienen algunos ingredientes químicos que pueden empeorar el estado de la tez, sobre todo si la tienes sensible.

En definitiva, no las utilices a diario y déjalas solo para aquellas ocasiones en las que no tienes más remedios que usarlas.

7. Limpiar la piel debajo de la ducha

Es uno de los más comunes. A veces pensamos que lavar la cara con el champú o el gel es suficiente para lavar la cara y mantener el rostro limpio, pero es un error muy grave.

La piel del cuerpo y la del cuero cabelludo son totalmente distintos que la del rostro y, por eso, hay que usar siempre limpiadores que están especialmente indicados para tratarla.

Además, este tipo de productos suelen contener tensioactivos que irritan la epidermis y los ojos.

Te interesa: Las mejores leches limpiadoras

8. Usar exfoliantes granulados

exfoliantes naturales

La exfoliación también forma parte de la limpieza facial y, por ello, es importante realizarla 1 o 2 veces a la semana en función del tipo y del estado de la tez.

Aunque, eso sí, hay que tener mucho cuidado y asegurarse de usar los productos adecuados.

Procura evitar los exfoliantes elaborados a base de sales, arenas o azúcares que pueden dañar gravemente la epidermis.

Es mejor recurrir a productos que contengan gránulos vegetales que forman una esfera perfecta y no erosionan la tez.

9. No usar tónico

Creemos que con limpiar la piel es suficiente, pero eso no es así. El tónico es el complemento perfecto de la rutina facial y nunca debes olvidarlo. ¿Por qué? Es muy sencillo.

Los limpiadores contienen ingredientes que alteran el pH de la dermis y abren los poros para eliminar las impurezas y evitar su obstrucción.

El tónico, por su parte, restaura el equilibrio del pH y cierra el poro, preparando la piel para la aplicación del serum y la crema hidratante habitual. También elimina los posibles restos que pueden quedar.

Ahora que ya sabes cuáles son los 9 errores que estás cometiendo al lavarte la cara, es el momento de corregirlos y adoptar nuevos hábitos que te ayuden a limpiar la piel de una manera más eficaz.

También puede gustarte...