doble limpieza
Limpieza facial

Doble limpieza facial: Todo lo que necesitas saber

Si usar un limpiador solo te deja con una extraña sensación de quedarte a medias, entonces lo tuyo es la doble limpieza. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta rutina de cuidado imprescindible para las mujeres coreanas.

Limpiar el rostro a diario, tanto por la mañana como por noche, es esencial para garantizar que la piel, además de estar cuidada, absorbe los principios activos de los tratamientos y se beneficia de todas y cada una de sus propiedades.

Por la mañana, la limpieza te ayuda a retirar las toxinas y la grasa que la piel expulsa durante la noche en su proceso de renovación; y por la noche, te ayuda a eliminar el maquillaje, la suciedad y los restos de contaminación que se acumulan a lo largo del día en el rostro.

Usar un solo producto para limpiar la tez no siempre es suficiente y aquí es donde entra en juego la doble limpieza facial.

¿Quieres saber más? Pues, a continuación, te contamos todo lo que necesitas para ponerla en práctica.

Doble limpieza facial coreana: ¿En qué consiste?

La doble limpieza facial es un método de cuidado facial en el que se combinan dos tipos de limpiadores: uno con base oleosa y otro con base acuosa.

Así se consigue una limpieza mucho más profunda y se evita que los poros se obstruyan.

Esta técnica ha sido importada desde Corea donde las mujeres le dan especial importancia a este paso, junto a la protección solar.

De ahí que luzcan esa piel radiante y libre de imperfecciones que todas envidiamos.

Aunque está especialmente indicada para eliminar el maquillaje, se recomienda ponerla en práctica por la noche y por la mañana.

No olvides que mientras duermes la piel expulsa la suciedad y es importante que la elimines en profundidad.

¿Cuáles son sus beneficios?

Poner en práctica la doble limpieza facial tiene numerosos beneficios. Uno de los más evidente es que ayuda a eliminar las impurezas, la contaminación, los residuos, el maquillaje y otros productos como el protector solar.

En definitiva, con este método se consigue una limpieza más profunda que usando solo un limpiador.

Si la realizas a diario, mejorarás la textura y el tono, además de aumentar la vitalidad y la luminosidad. También evitarás que la suciedad se acumule en los poros y los obstruya.

Esto no sólo provoca que aparezca el acné, sino que impide que los productos de tratamiento habituales penetren a través de la epidermis.

Doble limpieza facial: Productos

productos limpiadores doble-limpieza

Ya hemos visto que la limpieza facial consta de dos tipos de limpiadores: uno con base oleosa y otro acuosa, pero, ¿qué productos se recomienda utilizar para cada paso?

En primer lugar, se usa el limpiador con base oleosa. En este grupo se incluyen no sólo los aceites limpiadores sino también las mantecas o los bálsamos limpiadores que también contienen aceite.

Y como segundo paso se usa el producto con base acuosa para eliminar los restos de suciedad y también la grasa que haya podido quedar a pesar de haber aclarado el rostro.

En esta categoría se clasifican los geles y jabones limpiadores y el agua micelar principalmente.

Para elegir los productos más adecuados, te recomendamos que tengas en cuenta en tipo de piel y la textura.

Aunque la doble limpieza facial está indicada para todo tipo de pieles, es necesario que identifiques las necesidades concretas de la tuya para escoger la mejor alternativa.

Además, también es importante que escojas la textura con la que te sientas más a gusto. Ten en cuenta que existen mucho tipo de limpiadores.

Dependiendo de si te gusta que sean más untuosos, cremosos o ligeros, así tendrás que elegir el más adecuado.

Elijas el producto que elijas, procura que sean de cosmética natural y ecológica.

¿Cómo se realiza?

doble limpieza

Aquí te mostramos cómo realizar la doble limpieza facial paso a paso. A partir de ahora no habrá suciedad ni maquillaje que se te resista.

En primer lugar, aplica el producto con base oleosa.

Si es un aceite lo puedes aplicar con la ayuda de un disco de algodón o con los dedos, aunque te recomendamos que mejor lo hagas de la segunda forma porque el algodón puede absorber gran cantidad de producto.

Masajea la piel para reblandecer el maquillaje y las impurezas para eliminarlas más fácilmente. Si el producto es apto también para ojos y labios, aplícalo sobre estas zonas. Si no es así, entonces usa otro limpiador específico.

A continuación, aclara el rostro para eliminar la suciedad y los restos de aceite y aplica el limpiador con base acuosa.

Si vas a usar un jabón o un gel limpiador, no es necesario que seques el rostro. Lo puedes usar directamente y masajear hasta que haga espuma.

Pero si vas a utilizar una loción o un agua micelar, entonces es importante que seques el rostro antes de aplicarlo para que no se vean afectadas sus propiedades y se reduzca su efecto.

Una vez hayas acabado, aplica un tónico y deja secar antes de usar el sérum, la crema hidratante, el contorno de ojos y, lo más importante, la protección solar antes de salir de casa cada mañana.

Y estos son los pasos que debes seguir para realizar la doble limpieza correctamente. Seguro que, si lo pones en práctica, tu cutis mejorará notablemente.

También puede gustarte...