cosmetica ecologica natural
Cosmética ecológica

Descubre las diferencias entre cosmética ecológica, natural y orgánica

Orgánica, natural y ecológica son términos que se utilizan a menudo para describir cosméticos, alimentos, o productos del hogar. Pero ¿qué diferencias hay entre ellos?

La belleza natural es toda una tendencia, algo que tiene todo el sentido a medida que somos más conscientes de nuestra salud y de la difícil situación del medio ambiente.

Pero con esto, por supuesto, viene el marketing engañoso y las falsas afirmaciones. Lo que causa confusión. Puede ser bastante difícil saber la diferencia entre el cosmético que realmente es natural, y el que no lo es tanto.

Por ejemplo, lo ecológico y lo natural a menudo se usan indistintamente aunque signifiquen cosas completamente diferentes.

Y lo peor de todo, una marca puede renombrar un producto clásico y alegar que ahora es natural, sin cambiar para nada su fórmula. Esto es lo que se conoce como Greenwashing o Lavado verde.

Así que no dejes que las empresas y las marcas te confundan e infórmate antes. No querrás usar en tu cara una crema que la marca afirma que es natural, entendida como cosmética biológica por ti y en realidad llena de químicos.

¿Ya estás perdida? Es comprensible. Vamos a darle algo de luz al asunto.

Qué es la cosmética natural

Como su nombre indica, los cosméticos naturales deberían de ser todos aquellos con ingredientes extraídos de la naturaleza. Tendría sentido, ¿no?

Cierto, pero esto no es así siempre. El termino «natural» no está regulado del todo.

Por lo tanto, un cosmético que se produce con un bajo porcentaje de ingredientes naturales todavía puede ser nombrado como natural y anunciado bajo ese término por las marcas.

Generalmente, «natural» significa:

  • Que los ingredientes deben provenir de plantas, flores y minerales de origen natural.
  • Que no tienen ingredientes genéticamente modificados (OGM).
  • Sin parabenos, suflatos u otras sustancias nocivas.
  • Limitados o sin ingredientes derivados del petróleo.
  • Que nunca se han probado en animales.
  • Y que el proceso de fabricación mantiene la integridad de los ingredientes naturales.

Algunos dicen que la razón de la falta de regulación es la dificultad para trazar la línea entre lo que es y lo que no es natural… por ejemplo, el arsénico, el mercurio y los hongos venenosos son «naturales» pero probablemente no pasarían el corte en un contexto cosmético o alimenticio.

La única manera de estar seguro de lo que compramos es leer la lista de ingredientes (INCI).

Y antes de ello, ten en cuenta que los ingredientes aparecen en el orden de cantidad (el porcentaje más alto aparece primero), así que si no puedes pronunciar las primeras palabras, es una mala señal.

cosmetica natural

Cosméticos verdes y eco-friendly

La cuestión es la misma para estos cosméticos que para el cuidado natural de la piel. Esos términos no están regulados.

Así que una crema facial verde podría ser mejor para el medio ambiente, pero podría estar llena de químicos.

Una vez más, compra inteligente y pasa un par de minutos extra leyendo la etiqueta.

Qué son los productos orgánicos o ecológicos

Si compras un cosmético orgánico certificado esto significa que los ingredientes utilizados en la fórmula generalmente vienen de un sistema de cultivo:

  • Sin herbicidas o pesticidas artificiales.
  • Sin fertilizantes derivados del petróleo.
  • Sin colorantes artificiales o sintéticos, conservantes o productos químicos (incluidos los parabenos y sulfatos).
  • Sin antibióticos rutinarios.
  • Sin OGM (organismos genéticamente modificados) o reguladores de crecimiento.
  • Con un número muy limitado de plaguicidas permitidos.
  • Con una gestión más sostenible de la tierra.

Las granjas orgánicas son uno de los métodos de producción más sostenibles desde el punto de vista ambiental, social y económico.

Por ejemplo, la rotación de cultivos de la vieja escuela, los abonos animales y vegetales y la escarda manual se utilizan para mantener y cultivar los productos. ¡Una verdadera victoria para el medio ambiente!

«Orgánico» es un término estrictamente regulado por el Reglamento Europeo. SÍ, finalmente puedes estar aliviado y confiar en un simple logo si no tienes tiempo de revisar la lista de ingredientes.

Por eso se necesita alcanzar un cierto porcentaje para ser etiquetado legalmente como orgánico y hay diferentes niveles de orgánico.

Los cosméticos etiquetados «Hecho con ingredientes orgánicos» están elaborados con al menos un 70% de ingredientes orgánicos.

Lo mejor sería comprar productos etiquetados como «orgánicos» (95% de ingredientes orgánicos). ¡Puedes confiar ciegamente en ellos!

Y como bonus, esos productos orgánicos son producidos ecológicamente, su envase es ecológico y reciclable, así como libre de crueldad.

Los cosméticos biológicos también están certificados. Tienen los mismos beneficios que los orgánicos, pero también implica que los ingredientes utilizados provienen de granjas biológicas.

Esto significa que cuidan de los suelos.

Cosméticos libres de crueldad

Si tu principal preocupación no es el origen de los ingredientes sino nuestros pequeños amigos animales, deberías considerar los cosméticos libres de crueldad y veganos.

Un producto libre de crueldad no ha sido probado en animales. Esto está garantizado por certificaciones como la del conejito.

certificacion libre crueldad

En cuanto a los cosméticos naturales, algunos productos de belleza podrían estar libres de crueldad pero no estar certificados ya que, una vez más, Google es tu mejor amigo.

Cosméticos Veganos

Un cosmético vegano ni está probado en animales, ni contiene ingredientes de origen animal (como baba de caracol, miel, veneno de abeja, etc.). Sin embargo, pueden contener químicos.

Por lo tanto, un producto puede ser vegano, pero orgánico.

La clave: Etiquetas y listas de ingredientes

Por las razones anteriores, creemos que es importante buscar productos naturales certificados y preferiblemente orgánicos siempre que sea posible.

No se trata sólo de nuestra salud o del medio ambiente, sino de ambos.

Pero, ¿cómo navegar por las trampas de los reclamos de marketing y la publicidad engañosa? Bueno, esa es una buena pregunta.

Este es nuestro enfoque de dos pasos que usamos para separar lo bueno de lo malo:

  1. REVISAR LA LISTA DE INGREDIENTES
  2. BUSCAR LAS ETIQUETAS RECONOCIDAS

Vamos a indagar en estos campos un poco más…

Ingredientes naturales y orgánicos: comprueba la lista

Lleva menos de 30 segundos leer la letra pequeña e identificar si es la verdadera. Y cuanto más lo hagas, más fácil será.

También es la forma más pragmática de tratar el tema del «lavado verde» (es decir, las empresas que hacen afirmaciones falsas o engañosas sobre que sus productos son naturales u orgánicos).

Por otro lado, hay que tener en cuenta que algunas empresas, especialmente las pequeñas empresas de nueva creación, utilizan genuinamente ingredientes orgánicos y naturales.

Aunque no tengan el capital para obtener una certificación «orgánica» o «natural» (o ingredientes orgánicos de origen), lo cual puede ser un ejercicio muy costoso. ¡Apoyamos muchas marcas que caen en esta categoría!

Como regla general, si no puedes entender rápidamente de qué está hecho el cosmético, entonces es probablemente una mala señal.

Los ingredientes que contienen «poly», «-eth-» o «oxy» son sintéticos y normalmente no se pueden usar.

Los ftalatos (fragancias artificiales), los parabenos y los sulfatos son también los mejores evitados.

Dicho esto, hay ingredientes que suenan desagradables pero de hecho son perfectamente seguros. Por ejemplo, el sodium chloride es sal, el Croton lechleri es un extracto natural de un árbol africano y la vitellaria paradoxa es manteca de karité.

Asimismo, usa la tecnología para ayudarte a identificar lo bueno de lo malo introduciendo el nombre en el buscador de Google.

Busca la certificación natural y orgánica

Otra forma fácil de asegurarte de que estás comprando un producto saludable es buscar etiquetas de certificación natural y orgánica reconocidas.

De nuevo, hay algunas certificaciones «falsas» que hay que tener en cuenta. Se trata de saber en qué hay que fijarse.

Esta es un listado de diversas etiquetas que hemos recopilado.

certificaciones cosmeticas

¿Por qué es importante utilizar cosmética natural y orgánica?

Por su impacto en el medio ambiente

Si un producto no es realmente orgánico y natural, entonces es probable que haya sido elaborado con métodos de cultivo modernos.

Estos métodos suelen utilizar semillas, plaguicidas, herbicidas y otros productos químicos genéticamente modificados para maximizar el rendimiento y la productividad.

Por supuesto, no hay nada malo en la productividad. Excepto cuando tiene un impacto negativo en el entorno aledaño en el que se cultivan las plantas.

Un buen ejemplo es la escorrentía de aguas residuales o aguas grises por el uso de pesticidas y herbicidas. Esto contamina las vías fluviales, los arroyos y los ríos y finalmente encuentra su camino hacia el océano.

Otro ejemplo clásico es el impacto de los plaguicidas en las poblaciones de abejas silvestres, que irónicamente tiene un impacto sobre los efectos en la industria agrícola y nuestro suministro de alimentos, ya que las abejas son fundamentales para polinizar muchos de los cultivos que alimentan a los seres humanos.

No es sorprendente que nuestra postura sea evitar (cuando sea posible) los productos consumibles que dependen de las prácticas agrícolas modernas que tienen un impacto negativo en nuestro medio ambiente.

cosmetica ecologica

Por su impacto en nuestra salud

Cuando se trata de alimentos, aún no se ha decidido si lo orgánico y lo natural es mejor para nuestro organismo.

Sin embargo, se ha encontrado que estos tipos de alimentos generalmente tienen un mayor valor nutritivo que los productos no orgánicos.

Cuánto beneficia esto a nuestra salud a largo plazo es aún incierto.

Teniendo en cuenta los pesticidas, insecticidas y otros productos químicos utilizados en el proceso de producción, tomamos la precaución de optar por productos orgánicos y preferentemente locales.

Aunque la ciencia no apoya (todavía) esta posición, nuestra decisión no sólo se basa en nuestra salud sino también en el medio ambiente.

Lo mismo puede decirse de nuestra piel. Es nuestro mayor órgano y como es poroso, todo lo que se le aplica es absorbido por nuestro torrente sanguíneo y sistema linfático.

Mientras que los órganos de regulación y las grandes compañías de cosméticos sostienen que los productos químicos que se usan en los productos de belleza (por ejemplo, parabenos, lauril sulfato de sodio, petrolato, ftalatos, polímeros sintéticos, fragancias sintéticas) son seguros en pequeñas cantidades, nadie sabe realmente los efectos a largo plazo de su aplicación.

También es revelador el hecho de que la UE haya prohibido más de mil ingredientes diferentes de productos para el cuidado personal que han sido relacionados con el cáncer, defectos de nacimiento, mutaciones genéticas y/o daños reproductivos.

¡No hace falta decir que creemos que es mejor evitarlos!

En resumen

Esperamos que este resumen te ayude a tomar decisiones fáciles pero informadas.

Se supone que los cosméticos naturales son naturales pero no están regulados. Por lo tanto, no hay garantía hasta que se lea la composición.

Los cosméticos orgánicos están regulados, por lo que son las opciones más seguras.

Sin embargo, se requiere una inversión para que las marcas obtengan la certificación, así que las marcas pequeñas pueden ser tan buenas como las certificadas sin certificaciones.

Los cosméticos biológicos también están certificados. Tienen los mismos beneficios que los orgánicos, pero también implica que los ingredientes utilizados provienen de granjas biológicas. Lo que significa que cuidan los suelos.

Seguro que eres una mujer brillante, así que usa tu sentido común. Obtener una certificación es un proceso largo y complicado que desanima a los pequeños productores.

Es muy posible que los cosméticos que te ofrecen sean mucho más orgánicos que los etiquetados como naturales en los supermercados.

Así que tal vez valga la pena pasar 10-15 minutos leyendo la lista de ingredientes para entender realmente lo que te vas a poner en el cutis, ¿no crees?

Ahora que ya sabes las diferencias entre la cosmética orgánica, natural y ecológica, esperamos que puedas hacer una elección consciente y saludable para evitar los productos químicos tóxicos.