Belleza y cosmética

Cómo cerrar los poros abiertos

cómo cerrar los poros abiertos

Tener el poro dilatado hace que la piel se vea menos uniforme y que se acumule más suciedad en su interior. ¿Quieres saber cómo cerrar los poros abiertos? Pues, en este post, te damos las claves para que puedas lucir una tez radiante y lisa.

Cuanto más abierto está el poro más posibilidades hay que la suciedad y las toxinas se acumulen en su interior y se produzcan problemas dermatológicos como el acné. Además, como la superficie cutánea está más irregular, el maquillaje no se asienta bien y el acabado no es todo lo uniforme que nos gustaría.

Aunque cerrarlos por completo, es imposible (la epidermis necesita respirar y lo hace a través de los poros), sí que se puede reducir su tamaño para evitar el exceso de sebo y la obstrucción de la epidermis.

Si no sabes cómo reducir su tamaño, no te pierdas este post. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre este problema y cómo puedes reducir su tamaño para tener una tez uniforme y libre de imperfecciones.

¿Cuál es la función principal de los poros?

La piel está compuesta por poros y, aunque no te guste su aspecto, lo cierto es que tienes varias funciones imprescindibles que ayudan a mantener la tez sana y, lo más importante, oxigenada.

Suelen aparecer principalmente en lo que llamamos la zona T del rostro; es decir, frente, nariz y barbilla. Tener el poro más dilatado de lo normal es una de las características de las pieles grasas con tendencia acneica. Y es que el exceso de sebo y su acumulación en estos pequeños agujeros propicia su obstrucción y que se formen espinillas o comedones.

Pero no todo es negativo. Como te decíamos, estos agujeros también tienen algunas funciones imprescindibles que hacen que la piel esté más sana y cuidada. Por ejemplo, permiten que la dermis respire y se oxigene. Esto estimula la microcirculación sanguínea y favorece la renovación celular, un proceso imprescindible que la dermis lleva a cabo cada noche.

Además, favorecen también la penetración de los principios activos de los tratamientos para que puedan llegar incluso hasta las capas más profundas. Si están obstruidos, las sustancias se quedan en la superficie cutánea y no actúan como es debido.

¿Por qué se dilatan los poros?

Una de las principales causas que provoca que el poro sea más ancho de lo normal es la herencia genética. Si tus padres los tienen bastante dilatados, la piel grasa o con acné, lo más probable es que, tarde o temprano, tú también acabes teniendo este pequeño problema.

Además, el cuidado de la piel también juega un papel muy importante en su aparición. Si no limpias el rostro en profundidad, la suciedad, la grasa y las toxinas se van acumulando en su interior y el poro, poco a poco, va aumentando su tamaño. Y no sólo eso; pueden aparecer puntos negros, espinillas y granos, provocando un problema aún mayor.

Otro de los principales factores, como no podía ser de otra forma, es la alimentación. Consumir mucho azúcar hace que los niveles de insulina se incrementan y esto provoca, entre otras cosas, que los poros aumenten su tamaño y se dilaten.

Si a eso le sumamos el consumo de sustancias nocivas como el tabaco o el alcohol, el problema empeora aún más si cabe. Así que si quieres prevenir que se dilaten aún más, es importante que las evites en la medida de lo posible.

Y, por último, no hay que olvidar los cambios hormonales que se producen, por ejemplo, en la adolescencia. En esta etapa, la piel experimenta grandes cambios y, aparte de dilatarse los poros, también pueden aparecer otros problemas dermatológicos como el acné.

Cómo cerrar los poros abiertos

Cuando hablamos de cerrar, más bien queremos decir afinar porque, como te hemos explicado antes, es imposible cerrar por completo el poro porque la piel no podría respirar y perdería la permeabilidad que la caracteriza. Estos son algunos de los principales remedios y tratamientos para reducir al máximo su tamaño.

Láser

Que no te asuste la palabra láser. Es uno de los mejores tratamientos estéticos – y no invasivos – que existen para reducir el tamaño de los poros, las estrías, las cicatrices y las marcas de acné.

Los que más se suelen usar en este caso son el láser CO2 y el Neodimio Yag. Ambos ayudan a estimular la producción y la síntesis de colágeno y favorecen la regeneración celular.

Microneedling

Se realiza con un pequeño rodillo que incluye unas microagujas con un tamaño que oscila entre los 0.2 y los 0.5 mm. Aunque te den miedo los pinchazos, no te preocupes; las agujas son tan pequeñas que apenas se perciben. Además, si tu piel es muy sensible, la esteticista ejercerá menos presión al deslizarlo para que no se irrite más de la cuenta.

Esta técnica se usa para reducir el tamaño de poros y también ha demostrado ser especialmente eficaz a la hora de reducir ojeras, manchas y mejorar otros problemas como el acné.

Exfoliación

Es uno de los pasos imprescindibles dentro de la rutina de cuidado facial y lo es aún más si quieres reducir el tamaño de esos pequeños agujeros tan molestos. Por eso, es importante que, además de limpiar el rostro 2 veces al día (mañana y noche) con un limpiador específico, exfolies la tez 1 a 3 veces por semana.

Y es que usar un exfoliante tiene numerosos beneficios para el rostro. Limpia la piel en profundidad y evita que las impurezas y la grasa se acumulen en los poros aumentando su tamaño. También permite que los ingredientes activos penetren mejor y que la epidermis lleve a cabo su proceso de renovación celular como es debido.

cómo cerrar los poros abiertos exfoliación

Cremas y tratamientos cosméticos

Además de usar un exfoliante todas las semanas, también es importante que, a diario, apliques cremas específicas enriquecidas con ácido retinoico, glicólico o salícilico. Aparte de minimizar los poros, regulan la producción sebácea, evitando así su obstrucción y que se dilaten más.

Y no te olvides de usar una mascarilla de ácido glicólico una vez a la semana. Es el compañero perfecto de las cremas y de la exfoliación. Contiene ingredientes altamente concentrados que te dan un chute de los ingredientes que tu piel necesita.

Para potenciar su efecto, te aconsejamos que, antes de usarla, limpies la piel en profundidad. Incluso puedes hacer baños de vapor para que el poro se abra y los principios activos penetren mejor.

Y, por último, pero no menos importante: usa siempre protección solar. Los rayos del sol provocan la formación de radicales libres, que degradan el colágeno y la elastina. Esto hace que la piel esté más flácida y así es más probable que estos pequeños agujeros se dilaten.

Remedios caseros

Existen algunos remedios caseros que son especialmente eficaces para reducir el tamaño del poro. Hielo, bicarbonato de sodio, miel, clara de huevo, vinagre o aloe vera… Estos son algunos de los ingredientes que ayudan a mantener la tez limpia, tonifican y reducen la inflamación.

Estos remedios caseros han ido pasando de generación en generación y, aunque puede que no sean tan eficaces como los tratamientos estéticos o los cosméticos, son de gran ayuda para combatir este problema.

Ahora que ya sabes cómo cerrar los poros abiertos, es el momento de poner en práctica todo lo aprendido en el post y elegir el tratamiento o producto más adecuado para conseguir tu objetivo.

También puede gustarte...