Cosmética ecológica

Los mejores aceites naturales para las arrugas

los mejores aceites naturales para las arrugas

¿Te preocupan los primeros signos de la edad? ¿Quieres reducir el aspecto de las arrugas y las líneas de expresión? En este post, te contamos cuáles son los mejores aceites naturales para las arrugas, qué es lo que deberías tener en cuenta antes de comprarlo y cómo sacarle el máximo partido.

Los aceites naturales se han convertido en los mejores aliados para mejorar el estado de la piel. Y es que, aunque al principio pueden dar algo de respeto, sobre todo si tienes la piel mixta a grasa, aportan numerosos beneficios que te harán amarlos.

Combinados con un buen tratamiento antiedad, potencian los efectos de la crema e incluso pueden actuar a modo de serum. Eso sí, siempre y cuando sepas escoger el más adecuado para tu rostro y sus necesidades; porque hay tantas opciones como tipos de piel y problemas dermatológicos.

En este post, te queremos echar una mano y te contamos cuáles son los mejores aceites naturales para las arrugas. También te damos algunos consejos para aplicarlo correctamente y, lo más importante, para identificar si realmente es natural o te están vendiendo uno mineral que no hará más que empeorar el problema.

Los mejores aceites naturales para las arrugas

Ylang ylang

Este ingrediente, extraído del árbol Ylang ylang con vapor, ayuda a regenerar la piel, aporta elasticidad y atenúa las arrugas y las finas líneas de expresión. Tiene un aroma embriagador que estimula la producción de adrenalina y mejora el estado de ánimo. Se usa en aromaterapia para combatir la depresión y la ansiedad y para tratar el insomnio.

Argán

También llamado el “oro líquido de Marruecos”, el aceite de argán es rico en vitaminas A y , ácidos grasos esenciales y antioxidantes. Protege la piel frente a los radicales libres y evita el daño oxidativo.

Nutre intensamente, repara el tejido dañado reduce el tamaño y la profundidad de las arrugas. Aumenta la elasticidad y, gracias a su propiedades antioxidantes, evita el estrés oxidativo y la degradación del colágeno.

Coco

Tiene un alto contenido en ácido láurico y vitaminas A y K. Aparte de hidratar intensamente, estimula la regeneración celular de la epidermis y aporta suavidad. Protege frente a los radicales libres, principales causantes del envejecimiento prematuro cutáneo.

Y no sólo eso. El aceite de coco reduce la inflamación, regula los niveles de citocinas, refuerza la barrera de la piel y protege contra las radiaciones solares UV que tanto afectan a la tez.

Mirra

Se extrae de la corteza del árbol Commiphora myrrha. La mirra es un activo que tiene propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antisépticas. Mejora la cicatrización, revitaliza y tonifica.

Aparte de combatir las arrugas, ayuda a tratar otros problemas dermatológicos como eczema, dermatitis o incluso para acelerar la curación de las heridas. Es perfecto para el cuidado de la piel madura.

Almendras

Es rico en calcio, sales minerales y vitaminas A, B y E. Suaviza, hidrata y mejora el tono y la textura cutáneas. Ayuda a reducir las arrugas y es especialmente eficaz para combatir los signos de la edad en la zona del contorno de los ojos y el cuello.

Tiene propiedades descongestionantes que rejuvenecen y reducen la inflamación. Está especialmente indicado para pieles secas y con arrugas. También lo puedes aplicar en el cuerpo para minimizar las estrías.

Rosa Búlgara

Este principio activo de nombre solemne aporta grandes beneficios antiedad. Se obtiene mediante la destilación al vapor de los pétalos de la Rosa Damascena, que se cultiva principalmente en Turquía y Bulgaria (de ahí su nombre).

La rosa búlgara tiene propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes, regeneradoras, hidratantes y calmantes. Por otro lado, previene la proliferación de virus y bacterias por lo que es perfecta para pieles sensibles y con acné. Reduce las arrugas y previene la aparición de manchas.

aceite antiarrugas

Rosa Mosqueta

Es uno de los ingredientes antienvejecimiento por excelencia. Está enriquecido con ácidos esenciales omega 3 y 6 y linoleico. También es muy rico en antioxidantes y vitamina A.

Estimula la producción de colágeno y elastina. Tiene un efecto reparador que mejora la cicatrización y reduce el aspecto de arrugas, las manchas solares, estrías e incluso de las cicatrices antiguas. Mejora la textura cutánea, hidrata en profundidad y evita la pérdida de agua manteniendo los niveles óptimos de humedad.

Pepita de Uva

Tiene un alto contenido de vitamina E, flavonoides y resveratrol. Gracias a sus propiedades antioxidantes, previene el daño oxidativo provocado por los radicales libres manteniendo la piel más joven. También está enriquecido con ácidos grasos omega 3, 6 y que estimulan la síntesis de colágeno y elastina.

Aguacate

Tiene una alta concentración de antioxidantes y vitamina E. Alivia la piel y previene la deshidratación y la descamación. Aporta luminosidad, promueve la producción de colágeno y combate la flacidez.

Es apto para todo tipo de piel, aunque es ideal para la más sensible porque es muy suave. Además, ayuda a reducir las manchas solares, calma la tez de los daños del sol, acelera la curación de las heridas y reduce las arrugas y las líneas de expresión.

Geranio

No es tan conocido como otros aceites, pero, sin duda, es otro de los aliados imprescindibles para ganar la batalla al envejecimiento. Aparte de tonificar y regular la producción sebácea, minimiza las arrugas y previene las manchas solares.

Tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Ayuda a combatir el acné y las imperfecciones y es un excelente tratamiento coadyuvante para calmar los molestos síntomas de la dermatitis.

¿Qué debes tener en cuenta antes de elegir el aceite?

Es muy importante que te asegures de comprar un aceite natural. Evita siempre los minerales. Mientras que los naturales provienen de plantas, flores o frutos, los minerales son productos derivados del petróleo que, aparte de ser perjudiciales para la piel, también dañan el medioambiente.

Compra siempre aceites naturales puros y evita siempre los que incluyen parafinas, siliconas y vaselinas porque no aportan ningún beneficio a la epidermis y, además, obstruyen los poros.

¿Son las cremas comerciales mejor que los aceites naturales?

Aunque los aceites naturales son de gran ayuda para reducir y prevenir las arrugas, lo cierto es que las cremas comerciales son más efectivas; de hecho, te recomendamos que combines ambos para obtener mejores resultados.

Además, hoy en día, existen tratamientos antiedad elaborados con ingredientes naturales, de máxima calidad y en muy altas concentración como la crema antiage de Nezeni Cosmetics que es una de nuestras favoritas.

Su ingredientes estrella es el Cobiolift, un tensor natural que tiene un efecto muy similar al de la toxina botulínica, pero no es tóxica. Reduce la contracción muscular y relaja el músculo reduciendo las arrugas y evitando que se formen nuevas.

También contiene Ten’s Up, un activo de acción dual que lucha contra el envejecimiento a corto y largo plazo; y Dragon’s Blood, Ácido Hialurónico, Glicerina, Fucogel, Natura-Tec Crystal Cream, Betaine y Vitamina E, que hidratan, regeneran y aportan beneficios antioxidantes que neutralizan los radicales libres.

Otra de sus principales ventajas es que es baja en conservantes. Por eso, tiene una caducidad máxima de 2 años incluso si el envase está siempre cerrado. Tampoco incluye sustancias irritantes o nocivas por lo que es apto incluso para pieles sensibles.

Tiene una textura y un perfume muy suaves. Se aplica y absorbe rápidamente y no deja sensación grasa o pegajosa. Su envase airless, por otra parte, conserva muy bien la fórmula; evita que los ingredientes estén en contacto con la luz o el aire preservando todas sus propiedades.

Y hasta aquí llega nuestro post sobre los mejores aceites naturales para las arrugas. Esperamos que te haya resultado útil para descubrir sus propiedades y cuáles son los que mejor encajan con tu rostro.

También puede gustarte...